Matt Damon (la franquicia Bourne, Invictus, ¡El Desinformante!), premiado con el Oscar® y el renombrado director PAUL GREENGRASS (La Supremacía Bourne, Bourne: El Ultimátum, Vuelo 93) colaboran nuevamente en la electrizante película de suspenso La Ciudad de las Tormentas.

En el filme, un soldado hará lo que sea para desenmascarar una conspiración que se extiende a todo lo ancho y largo de un país inestable que hace erupción durante una guerra.

A ese guerrero solitario sólo le queda una opción: salir de la Zona Verde para encontrar la verdad oculta.

Es 2003 y Roy Miller, el Oficial Especialista Jefe del Ejército de Estados Unidos de América, y su equipo de inspectores han sido enviados por sus comandantes para encontrar armas que se cree están almacenadas en el desierto iraquí.  Movilizándose rápidamente de un lugar lleno de trampas explosivas a otro traicionero sitio, los hombres buscan los mortales agentes químicos pero en lugar de ellos, inadvertidamente, tropiezan con una minuciosa operación encubierta que trastoca el propósito de su misión.

A pesar de que varios agentes con motivaciones distintas intentan confundirlo, Miller debe penetrar la información encubierta y fallida suministrada por el servicio de espionaje en un país extranjero para encontrar respuestas que despejarán las dudas sobre un régimen de truhanes o intensificará la guerra en una región inestable.  Durante este período devastador y en este lugar explosivo, él descubrirá que el arma más difícil de aprehender es la verdad.

La Misión Comienza:
La Ciudad de las Tormentas Recibe Luz Verde
Cuando contemplaba adentrarse en el mundo de La Ciudad de las Tormentas, el director/productor Paul Greengrass sabía que quería cautivar a los espectadores con un arriesgado filme de suspenso impregnado de los detalles auténticos de una zona de guerra.  “Ésta no es una película sobre la Guerra de Irak,” dice el realizador.  “Es una cinta de suspenso ambientada en Irak y esa es una propuesta muy diferente.  En mi experiencia, los filmes de suspenso son mejores cuando se desarrollan en medioambientes extremos en que los retos morales son agudos.”

Durante el transcurso de la pasada década, Greengrass ganó renombre por sus películas frenéticas de acción y suspenso.  Las dos últimas cintas de Bourne que dirigió lograron algo poco común: impresionaron a los críticos de cine y al público de todo el mundo.  Pero el realizador también es conocido por sus filmes contundentes y dramáticos preparados meticulosamente.