Con su penetración en todos los ámbitos, sectores y regiones del mundo, el internet se ha convertido en un compañero cotidiano de la humanidad, y tanto la industria como las empresas, los hogares y las personas, dependemos de este invento y de todos los dispositivos que funcionan gracias a él para hacernos la vida más cómoda.

Estos dispositivos que hoy son capaces de procesar datos, tomar decisiones en tiempo real,  comunicarse entre sí, y que se agrupan en el concepto del IoT o Internet de las cosas, hacen parte de una industria que crece a pasos agigantados retando a la tecnología y a las infraestructuras que necesitan para funcionar con fluidez y suficiencia.

Según Jaime Muñoz, miembro del comité académico de BICSI, organización global dedicada a la educación y a la asesoría del mundo TI, “cada vez que hablamos de IoT, hablamos de dispositivos IP y estos, obligatoriamente, deben estar conectados a puntos de red que son parte de una infraestructura de cableado estructurado. Ahora, con la creciente popularidad del  IoT en todos los ámbitos, el reto es para dicha infraestructura que debe responder en avances tecnológicos que proporcionen la capacidad necesaria y la seguridad para proteger los datos sensibles que estas transportan”.

Así mismo, el experto, que estará presente en la 11 versión del Congreso BICSI CALA Colombia, que se realizará en Bogotá del 13 al 14 de mayo en Bogotá, asegura que este reto tiene tres vertientes principales que son, el mercado empresarial, la industria 4.0 y las nuevas tendencias de los hogares inteligentes o Smart homes, que cada día ven nacer nuevas aplicaciones y dispositivos IoT que corren de manera inteligente sobre la red.

Iot en el mundo empresarial corporativo

Más allá de la tecnología conectada tradicional de las áreas comunes de los edificios, el IoT ya comienza a hacer parte de las oficinas integrando aplicaciones de hardware y tecnologías como dispositivos inteligentes, robots e inteligencia artificial para optimizar tareas rutinarias, proporcionar entornos de trabajo más cómodos y mejorar la productividad. Estos con algunos ejemplos:

Asistentes por voz  IoT

En sus versiones avanzadas, un software de reconocimiento de voz puede  trabajar junto con otras aplicaciones para realizar determinadas tareas como reserva de salas de reuniones, agendamiento de reuniones, en coordinación con las agendas de los invitados, y reservas de vuelos. Hoy herramientas como Siri y Alexa pueden programarse como chatbots que aumentan la eficiencia de las empresas y recopilan datos valiosos. Se prevé que en el futuro próximo los dispositivos IoT en el entorno de la oficina ya no tendrán un teclado, lo que significa que el control de voz se impondrá.