El término trabajo flexible ha formado parte del vocabulario de los millennials en Colombia desde hace muy poco tiempo. La adaptación por parte de las empresas a las necesidades del trabajo flexible ha sido continua como consecuencia del Covid-19.

El aumento en la cantidad de espacios de oficinas flexibles y lugares de trabajo modernos que se centran en la experiencia de los usuarios ha sido una enorme transición del modelo inmobiliario tradicional. Pero también presagia lo que está por venir. Los empleados de hoy cuentan con opciones y espacios nuevos para cultivar su creatividad, aumentar su productividad y mejorar su salud y bienestar.

“Hemos pasado de cubículos muy pequeños asignados a cada persona a que los empleados pueden trabajar en cafeterías, salas de juntas e inclusive, en tiempos de Covid-19, en el sillón o en la mesa del patio trasero de nuestras casas.

Sabemos que esta radical reinvención del lugar de trabajo se acelerará en la próxima década en el país y nosotros estamos preparados para asumirlo”, señala Felipe DeFrancisco, Director de Project Management en CBRE Colombia.

Las oficinas solían ser el lugar donde los empleados interactuaban, llevaban a cabo las actividades laborales y almacenaban las herramientas y los archivos necesarios para ser productivos. En muchas formas, la tecnología y las circunstancias actuales han reemplazado el entorno físico con uno virtual al cual es posible tener acceso en cualquier lugar.

“El desarrollo de herramientas tecnológicas propias y el uso de algunas aplicaciones han facilitado enormemente la productividad y eficiencia del teletrabajo en el sector de bienes raíces”, indica Felipe DeFrancisco.

Espacios flexibles

Los empleadores tendrán que ofrecer una variedad de ubicaciones que tengan la flexibilidad necesaria para satisfacer las distintas necesidades personales y profesionales de todos sus empleados.

Una estadística destaca esta transición: la tasa mundial de envíos de laptops ha sobrepasado a la de computadoras de escritorio por más del 50 % durante por lo menos una década, según International Data Corporation.

Además, las tablets se han convertido en el dispositivo personal de preferencia, con un aumento en las ventas de más del 600 % de 2010 a 2018, lo cual ilustra el desarrollo de una cultura de alta movilidad en la última década. Y por supuesto,

los teléfonos inteligentes y las velocidades de conexión en constante aumento han creado una conexión constante gracias a la cual las personas pueden responder mensajes del trabajo mientras esperan en la fila para pagar en una tienda, se lavan los dientes o toman un descanso después de asistir al gimnasio.

Oficinas con tecnología de punta

Parte de esto implica ofrecer servicios que se están volviendo básicos en los lugares de trabajo modernos, como fácil acceso a alimentos y bebidas, espacios para reuniones, charlas y otros servicios equipados con tecnología de vanguardia.