El confinamiento obligatorio, decretado por el Gobierno Nacional para atenuar la propagación del Covid-19, es una situación que ha obligado a las personas a cambiar su rutina y estilo de vida.

Este cambio  puede desencadenar en personas altibajos emocionales, incertidumbre, impotencia, estrés, entre otros. Así como los humanos se han visto afectados por esta situación, los animales también están atravesando por un cambio en sus hábitos.

Además de detectar modificaciones en su rutina, es importante tener en cuenta que las mascotas domésticas perciben con mucha facilidad el estado de ánimo de sus cuidadores, y por esto, es común que en esta época estén emocionalmente inestables, y lo manifiesten con conductas no habituales.

“Muchas personas tienden a pensar que, para los animales, pasar este tiempo extendido en casa con sus amos es un sueño, pero lo cierto es que la cuarentena puede generar inquietud, aburrimiento e incluso confusión”, comenta Andrés G. Marcano F., Médico Veterinario y Gerente de Desarrollo Consumo Animal y Proteínas de Alimentos Polar..

  1. Adopta todas las medidas sanitarias: a pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que los animales de compañía no transmiten el COVID-19, es importante que a la hora de sacarlos se tomen todas las medidas sanitarias para evitar posibles procesos de contagio.
  1. Busca actividades para entretenerlo: como el espacio para que los animales puedan cambiar de ambiente, jugar y hacer sus necesidades es restringido y por períodos cortos de tiempo, es importante encontrar actividades que entretengan a tu mascota, y ayuden a drenar la energía que tienen acumulada, sobre todo de los perros.
  1. Aliméntalo correctamente: es clave que en tiempos de cuarentena tu acompañante de cuatro patas mantenga su dieta habitual, y que se respeten los horarios de comida establecidos para evitar que su peso aumente.
  1. Genera nuevos hábitos: aunque los cuidadores están todo el día en casa, esto no se traduce en tiempo 100% disponible para estar con sus mascotas. Por esto es importante generar rutinas, para que el animal sepa cuál es el momento disponible para interactuar y jugar con su amo.