Bogotá.-Mark Tercek, presidente de TNC, anunció un compromiso por 20 millones de dólares para ayudar a proteger el agua potable para 12 millones de personas en América Latina y más de 800,000 hectáreas de áreas naturales.

Cinco millones de dólares de este monto han sido otorgados a The Nature Conservancy (TNC) por el Fondo para la Tierra del Global Environmental Facility a través del Banco Interamericano de Desarrollo. TNC recaudará los restantes 15 millones de inversionistas locales, incluyendo municipios, empresas de acueducto y el sector privado.

Calentamiento global, deforestación, contaminación y otras presiones ambientales están reduciendo el suministro de agua limpia en el planeta. THE Nature Conservancy está trabajando en la búsqueda de soluciones innovadores, tales como el lanzamiento de estos fondos de conservación de cuencas hídricas en América Latina que financian la protección de áreas naturales, bosques y páramos que filtran, retienen y limpian los cursos de agua, contribuyendo así a proporcionar agua fresca hoy en el futuro. 

“The Nature Conservancy incluye otras áreas en Ecuador y Colombia lo que permitirá la conservación de millones de hectáreas de áreas naturales responsables de la producción hídrica de millones de personas y la conservación de miles de especies de plantas y animales” dijo el colombiano Aurelio Ramos, director de programas de conservación para América Latina. El total combinado de capital de los fondos de conservación de cuencas hídricas alcanza 10,5 millones de dólares. Seis nuevos fondos están ahora en los primeros pasos para su implementación.

El concepto es simple y totalmente innovador. Los usuarios del agua voluntariamente invierten en un fondo como una forma de reducir el riesgo de escasez de agua y mayores costos de tratamiento en el futuro. Los fondos, a su vez, financian la conservación de bosques a lo largo de los ríos, arroyos y lagos para garantizar que el agua potable fluya por los grifos de los usuarios cada vez que estos abren la llave. En esencia, las áreas naturales, bosques y páramos son un filtro natural y “tanques de almacenamiento” del agua que todos consumimos.

Los fondos de conservación de cuencas hídricas también proporcionan apoyo financiero a las comunidades locales asentadas a lo largo de las áreas de conservación. TNC y sus socios locales están apoyando al menos 5 fondos en Suramérica, incluyendo el Fondo para la Protección del Agua (Fonag) en Quito (Ecuador) donde se ha invertido capital semilla, suministros y entrenamiento para el inicio de microempresas y en la generación de empleos temporales para la siembra de árboles y construcción de cercas para proteger áreas naturales que retienen sedimentos, así como empleos permanentes como guardaparques.

Una beneficiaria de este fondo es Patricia Quilluponqui quien dirige una cooperativa de nueve mujeres a las afueras de Quito encargada del empaquetamiento y venta en mercados locales de fruta deshidratada y plantas medicinales. Ellas recibieron un horno industrial para comenzar su negocio a través del Fonag. “No somos propietarias de grandes extensiones de tierra, pero el solo hecho de estar aquí nos da la responsabilidad de protegerla, no porque sea o no nuestra. Y hemos disfrutado mucho porque somos mujeres que nos gusta trabajar y entender, y estamos mejorando poco a poco” aseguró.