Bogotá. Expertos de la Junta de Nutrición y Alimentación del Instituto de Medicina de los Estados Unidos, concluyen que hay suficiente evidencia científica para afirmar que las bebidas con cafeína contribuyen a la hidratación.

 

No solo el agua en su estado natural aporta a la hidratación y otros beneficios para el cuerpo, y es allí donde gozamos de la libertad de elegir sin el miedo a atentar contra nuestra salud, lejos de las creencias populares y la desinformación,  y si basados en resultados científicos.

Vale la pena resaltar que en un país acostumbrado al consumo de bebidas con cafeína, podemos dejar atrás los mitos en cuanto a colores y sabores se refiere. Así que en la cuenta de los ocho vasos diarios de agua que consume, también puede incluir refrescos, bebidas gaseosas, jugos y café porque todos contribuyen con el consumo total de agua que su cuerpo necesita.                

Consuelo Pardo, nutricionista de la Pontificia Universidad Javeriana, asevera:

“Los resultados de nuestros experimentos clínicos incluyeron un estudio cruzado equilibrado con 18 hombres adultos saludables que bebían agua, o agua y una variedad de combinaciones  de bebidas, incluyendo gaseosas, bebidas de cola con cafeína y calorías, bebidas de cola sin calorías y café, en cuatro oportunidades separadas.  No encontramos diferencias significativas en el efecto de varias combinaciones de bebidas en el estado de hidratación de nuestros  voluntarios.  En un segundo estudio medimos el efecto de dos regímenes, uno que incluía el consumo de agua como parte de las bebidas en la dieta, y otro que no la incluía. Nuevamente no encontramos una diferencia significativa en los regímenes de los indicadores de los estados de hidratación”, explicó Consuelo.

Además concluyen que la  noción popular de que las bebidas con cafeína causan deshidratación es una mala percepción.

Por su parte, Larisa Páez, nutricionista costarricense, experta en hidratación, también afirma que el agua se encuentra en todas las bebidas y alimentos y que por eso existen diversas formas de hidratarse, además de agua, jugos, leche, té, bebidas gaseosas, frutas e incluso el café.

“Si vemos el agua como un nutriente, la podemos comparar con las vitaminas y minerales que necesitan los humanos  diariamente y puede ser ingerida a través de una variedad de bebidas y alimentos sólidos”, agregó la nutricionista.

En promedio el 80% del consumo total de líquidos de las personas proviene de bebidas, mientras que el 20% restante de los alimentos. 
Los estudios de la Junta de Nutrición y Alimentación del Instituto de Medicina de los Estados Unidos también demuestran que el consumo de bebidas con cafeína durante la práctica de ejercicio físico no

aumenta la excreción urinaria ni afecta el desempeño en forma negativa.  “De hecho, cuando se consume agua durante la fase de rehidratación, aparentemente se pierden más electrolitos que cuando se consumen bebidas con cafeína”, explicó la Dra. Grandjean.

Hoy los nutricionistas concluyen que no existe un requerimiento estándar de agua para los seres humanos, es decir no hay regla general de consumo de líquido para mantenerse hidratado, ya que depende de múltiples factores como clima, edad, género, nivel de actividad física, pero lo que sí está 100% comprobado y sin duda es una excelente noticia es que usted disfrutará su bebida preferida, incluso las que contienen cafeína, sabiendo que se está hidratando.