Expertos nacionales e internacionales son optimistas de las oportunidades que se han abierto para nuevas actividades en el país, alrededor del auge de las industrias minera y energética.

 

En un reciente foro de la Universidad de Los Andes, “Innovación en los sectores de la minería y la energía”, se analizaron cada de las opciones que tienen los inversionistas para desarrollar un segmento de un gran futuro, al hacer una de las locomotoras del país.

El Departamento Nacional de Planeación presentó ante los más de 200 asistentes el programa de apoyo a proveedores de bienes y servicios para los sectores minero y energético.
Este programa está enmarcado en la Estrategia Nacional de Innovación que busca a través del impulso al desarrollo de ciencia y tecnología, la formación de capital humano de calidad así como innovación para la competitividad, crear el ambiente propicio en Colombia para el desarrollo de los sectores minero, energético y de hidrocarburos. 

De igual manera fueron presentados los resultados del estudio hecho por la Universidad de los Andes “Proyecto DNP – Uniandes sobre clusters en la industria minero energética” el cual identificó algunas opciones de creación de conglomerados de negocios como producto del aumento de la base de reservas de petróleo, gas natural y carbón en Colombia.

El impulso a la industria petroquímica en el norte de país, la mejora en las condiciones del desarrollo de la pequeña y mediana minería en Cundinamarca y Boyacá,  la capacitación a los proveedores de bienes y servicios y el fortalecimiento de las industria del sector plástico son las principales iniciativas definidas por la Universidad como las oportunidades para aprovechar el auge en los sectores minero, energético y de hidrocarburos.

Para obtener estos resultados, se analizaron variables como la infraestructura, la financiación, el capital humano, el clima de negocios y los sistemas de innovación regional. Asimismo, se revisaron las experiencias de países como Austria, Canadá, Holanda, Noruega, Brasil, Chile y Alemania, en su calidad de productores y exportadores respectivamente.

En respuesta a la posibilidad de que Colombia se enfrente a la enfermedad holandesa, como uno de los mayores cuestionamientos que enfrenta el sector, Ángela Inés Cadena, directora de la investigación realizada por la Universidad señaló “Frente a la enfermedad holandesa los problemas negativos se pueden obviar si las instituciones son fuertes, por eso, hay que emprender acciones rápidas para generar producción, innovación y desarrollo”.

Finalmente el consultor e investigador noruego en temas de minería y energía, Martin Gjelsvik indicó que un país como Colombia donde el auge en sectores minero-energéticos hasta ahora empieza, debe concentrarse en invertir en educación. La formación de profesionales en áreas de exploración y aprovechamiento de recursos naturales es determinante según el experto. “La participación del Estado a través de la creación de incentivos para universidades y empresas que apoyen procesos de innovación, transferencia de tecnología y producción de energías renovables, son lo que convierte el auge minero en un sector consolidado de desarrollo para un país”, señaló el profesor Gjelsvik.