Las experiencias vividas recientemente en el planeta por los efectos del cambio climático obligan a revisar la huella ecológica, en especial, el uso de los recursos no renovables.

 

En Bogotá el 9% de las 2.735 fábricas utiliza carbón mineral en sus hornos y calderas generando el 86% de las emisiones de material particulado y el 99% de las emisiones de dióxido de azufre, que además de afectar el medioambiente, están incumpliendo la normativa vigente sobre fuentes fijas.
 
Por ello, la presidenta de la CCB, Consuelo Caldas, hizo un llamado al sector industrial sobre la importancia del consumo de energías limpias, como elemento fundamental para mejorar la productividad y propender por la sostenibilidad del medio ambiente.

“Es de vital importancia que las pequeñas y medianas empresas tomen conciencia de las posibilidades de ahorrar energía, y que se responsabilicen con el uso de combustibles más amables con el medio ambiente”, dijo la presidenta de la CCB.

Así mismo, hizo un llamado al sector financiero para que tenga en cuenta que los créditos para proyectos de eficiencia energética son rentables.

Caldas aseguró que la entidad está comprometida con la articulación de acciones público-privadas mediante las cuales se promuevan buenas prácticas energéticas y ambientales y proyectos demostrativos, como mecanismo eficaz para el logro de la sostenibilidad.
OPEN

La CCB promociona decididamente la implementación del modelo ESCO, que permite la reconversión industrial financiada con los ahorros generados por un uso eficiente de la energía, al aplicar prácticas innovadoras tecnológicamente.

A través del programa “Oportunidades de mercado para energías limpias y eficiencia energética” –OPEN-, se han identificado grandes oportunidades para formular proyectos de reconversión tecnológica con ahorros energéticos superiores al 30%, que beneficiarán con la disminución de costos de producción y la reducción del impacto ambiental a las empresas.

En dos años de existencia del programa OPEN, la Cámara de Comercio ha sensibilizado el mercado mediante la realización de encuentros, conferencias y seminarios de socialización en los que han participado más de 900 empresarios; se han publicado 9 boletines técnicos y más de 50 notas sobre nuestro programa.

El proyecto OPEN promoviendo buenas prácticas energéticas con acciones de baja inversión ha  reducido el consumo de energía entre el 5 y 8% en más de 180 empresas de sectores productivos como: minería, galvanoplastia, curtiembres, alimentos, flores, cosméticos y laboratorios farmacéuticos, entre otros. Se han ofrecido importantes oportunidades a los  ladrilleros y coquizadores para la reconversión tecnológica mediante proyectos con las ESCOS que serán de gran impacto para el sector.

En conjunto con las universidades y doce empresas que han avanzado en la implementación de energías alternativas, estamos ejecutando proyectos de energías limpias, con base en biomasa, energía solar y  calor residual para la sustitución de combustibles fósiles y el mejoramiento de los procesos productivos.