Canacol Energy se complace en anunciar que dentro de las próximas 3 semanas la compañía planea iniciar la perforación del pozo Tamarin-1.

 

Se trata del contrato de exploración y producción Tamarin (“E&P”), primero de tres pozos de exploración que la petrolera perforará en los contratos de Tamarin y Cedrela ubicados en la cuenca del Caguán-Putumayo.

Actualmente, Canacol es el operador de los de los contratos “E&P” Tamarin, Cedrela y Sangretoro y cuenta con el 100% de la participación en dichos contratos, los cuales suman 773,000 acres netos en esta cuenca de crudo pesado.

Con la sísmica 2D, recientemente adquirida en estos bloques, la compañía ha ubicado un total de 26 prospectos y “leads” estructurales y estratigráficos con un estimado de 1.2 billones de barriles totales de recursos netos recuperables sin factor de riesgo aplicado, para los tres contratos “E&P”.

Adicionalmente, Canacol Energy adquirió un nuevo contrato de perforación multi-pozos con Beta Energy, una compañía de servicios petroleros con más de 30 años de experiencia en Colombia. 
Anteriormente, Canacol había anunciado el plan de perforar tres pozos estratigráficos con otro contratista, para iniciar el pasado mes de julio del año en curso. No obstante, la gerencia ha escogido contratar un taladro de perforación convencional con el fin de probar los fluidos de cualquier potencial descubrimiento, aspecto que no iba a ser posible con un pozo estratigráfico.

Con respecto al tema, el presidente y CEO de Canacol Energy, Charle Gamba, señaló que “la perforación del pozo Tamarin -1 será el inicio del programa de exploración de crudo pesado, del cual se espera obtener una valor significativo en los tres contratos “E&P” en la cuenca Caguán-Putumayo en el país”.

“La decisión de perforar pozos convencionales en vez de estratigráficos es un aspecto que, sin duda, le permitirá a la compañía no sólo perforar pozos más rápido sino que también realizar pruebas de flujo ante cualquier descubrimiento”, destacó el presidente de la petrolera.

Actualmente, Canacol mantiene su objetivo de producción para el año calendario 2011 entre 10.500 y 11.500 barriles netos de crudo promedio por día (“bopd”). Así mismo, estima una tasa de salida de producción para el año calendario 2011 de 14.000 bopd netos aproximadamente. El saldo en caja a junio de 2011 era de US$ 115 millones y continúa totalmente fondeada para ejecutar los programas de exploración hasta el 2012.

A continuación, presentamos la actualización de las operaciones exploratorias de crudo pesado en Colombia de la compañía:
Pozo de exploración Tamarin-1 

Se planea perforar el pozo Tamarin -1 a una profundidad de 3.260 pies de profundidad medida y tendrá como objetivo formaciones productoras de crudo pesado en las areniscas de Mirador, las cuales son las principales areniscas productoras del campo de crudo pesado Capella.

El prospecto Tamarin – 1 es una estructura fallada con cierre en 3 direcciones,  al igual que el de Capella. Canacol tiene un 100% de participación y es el operador del contrato Tamarin, el cual representa 68.000 acres netos, ubicados a 25 kilómetros aproximadamente en tendencia hacia el suroeste del campo de crudo pesado Capella.

En el 2010 y 2011, Canacol adquirió e interpretó 114 kilómetros de sísmica 2D en el contrato. En el contrato Tamarin la compañía ha ubicado un total de 6 “leads” estructurales y estratigráficos con un estimado de 92 millones de barriles netos de recursos recuperables sin factor de riesgo aplicado o 14 millones de barriles netos de recursos recuperables con factor de riesgo aplicado. Canacol espera que la perforación y registro del pozo se tarde 3 semanas aproximadamente.

Contrato de exploración y producción Sangretoro

El programa de sísmica con el que Canacol cuenta en Sangretoro incluye adquirir un total de 300 kilómetros de sísmica 2D, de los cuales se han adquirido e interpretado 149 kilómetros. La Corporación tiene una participación del 100% y es el operador del contrato Sangretoro, el cual representa 385.000 acres netos, ubicados a 16 kilómetros aproximadamente en tendencia hacia el sureste del campo de crudo pesado Capella.

En el contrato Sangretoro Canacol ha ubicado un total de 4 “leads” estructurales y estratigráficos con un estimado de 586 millones de barriles netos de recursos recuperables sin factor de riesgo aplicado o 34 millones de barriles netos de recursos recuperables con factor de riesgo aplicado. La compañía planea perforar por lo menos 2 pozos de exploración convencional en el contrato Sangretoro durante el 2012.

La Cuenca Caguán-Putumayo

Canacol Energy tiene una posición dominante dentro de la relativamente inexplorada zona norte de la Cuenca del Caguán-Putumayo en Colombia. La cuenca del Caguán-Putumayo abarca aproximadamente 110,300 kilómetros cuadrados y se extiende hacia el sur de la frontera Colombiana con Ecuador y Perú. Compartiendo historia geológica con las cuencas Oriente y Maranon de Ecuador y Perú, respectivamente, la mayor parte de exploración ha sido enfocada en la parte sur de la Cuenca, donde se han descubierto 30 campos aproximadamente.

Por el contrario, el contrato E&P Ombú, el cual incluye el campo de crudo pesado de Capella, se encuentra a 300 kilómetros aproximadamente al sur de Bogotá, dentro de la relativamente inexplorada zona norte de la cuenca. Capella es una estructura alargada noreste – suroeste, fallada anticlinal, con 27 kilómetros de longitud aproximada.

El descubrimiento Capella de crudo pesado en el bloque Ombú sugiere que el cinturón de crudo pesado de los Llanos, donde se encuentran los campos de crudo pesado Castilla y Rubiales, podría extenderse hacia el suroeste en la parte norte de la cuenca. A la fecha, la compañía y su socio han perforado 16 pozos en Capella. Canacol ha utilizado el conocimiento geológico adquirido y el potencial del área, con el fin de aplicarlos en los contratos E&P Tamarin, Cedrela y Sangretoro.