Recientemente se declararon dos áreas protegidas en uno de los ecosistemas más amenazados en el mundo: los bosques secos.

 

Las áreas están ubicadas en el municipio de Usiacuri en el departamento del Atlántico y Galeras en el departamento de Sucre.
 
En Colombia la situación del bosque seco es crítica, según algunos estimativos los bosques secos cubrían una extensión aproximada de 80.000 Km2, hoy sólo queda el 1.5%, lo que corresponde a 1.200 Km2. En nuestro país sólo el 0.4% de la cobertura de bosque seco está incluida en el Sistema de Áreas Protegidas, sin contar con datos puntuales para la región del Caribe.
 
La mayor parte de los fragmentos de bosque seco han sido  afectados por la industria maderera, extracción de madera como combustible y la expansión de ganadería. Pese a estas circunstancias, el bosque seco es el que menos esfuerzos de conservación y menor atención por parte de los científicos ha recibido en comparación con otros ecosistemas.
 
“Aún en los escenarios más optimistas las reservas naturales no serán suficientes para mantener las especies de fauna y flora de estos bosques. Para lograr un éxito real en la creación de reservas como estrategia de conservación de estos bosques, ésta deberá basarse en un conocimiento científico sólido y en una perspectiva socio-económica regional”. Así lo expresó Gina Rodríguez, Directora de la Fundación Ecosistemas secos de Colombia.
 
Hoy los bosques secos y los llanos, son prioridad y están en la mira de Conserva Colombia. 
 
Conserva Colombia nació gracias a  la iniciativa y liderazgo de The Nature Conservancy (TNC) y el Fondo para la Acción Ambiental y la Niñez en Colombia, con el objetivo de crear nuevas  áreas protegidas a nivel local y regional en el país. La meta es llegar a  500,000 hectáreas  en los próximos seis años,  cerrando así la brecha de conservación del Sistema Nacional de Parques Nacionales.
 
En el 2009, después de hacer un diagnóstico y determinar áreas prioritarias de conservación en el país –bosque seco y llanos-, TNC y el Fondo para la Acción Ambiental y la Niñez en Colombia,  lanzaron la  primera  convocatoria dirigida a ONG´s, autoridades ambientales y sociedad civil.
 
Hoy ya se han declarado tres áreas protegidas. La primera está en ubicada en el municipio del Toro, Valle del Cauca, la segunda está en el municipio de Usiacurí, en el parque regional Luriza -837. 17 hectáreas- y la tercera esta en Galeras, departamento de Sucre.
 
Luriza es la primera área protegida del Atlántico y es una de las más representativas de los bosques secos del Caribe colombiano. 
 
“Para Luriza es una gran satisfacción haber logrado la declaratoria de la primera área protegida del Atlántico”, afirmó Mónica Urueta, Alcaldesa de Usiacurí. Luriza representará ingresos significativos para el municipio derivados del eco-turismo y la ganadería sostenible, agregó.  
 
Según Iván Gil, Coordinador de Áreas Protegidas Públicas de TNC, “Conserva Colombia es una oportunidad única para que distintas organizaciones, universidades y grupos locales unan esfuerzos con sus autoridades ambientales para la creación de áreas protegidas en sitios prioritarios de conservación”.