Bogotá.-Endeudarse no es malo siempre y cuando se haga de una manera inteligente y siempre analizando el entorno para aprender a sacarle el jugo  al dinero.

 

 

Esa fue una de las principales conclusiones de la conferencia “Sistema financiero para todos” del docente de Moneda y Banca de la Facultad de Finanzas de la Universidad Sergio Arboleda, Andrés Carvajal durante Expoinversión 2010, evento que se realiza hasta mañana domingo en Corferias.
 
Estos son algunos de los ‘mandamientos’ que deben tener en cuenta los ahorradores:
 
1.       Ganar dinero es más que buscar rentabilidad a toda costa: si una entidad financiera le ofrece una tasa de interés más alta que el resto del sistema, esté atento a los indicadores: solvencia, trayectoria, resultados y rentabilidad por ejemplo antes de invertir.  Sin embargo, hay entidades muy sólidas que ofrecen una mayor tasa, pero no tan grandes como los bancos que le pueden ofrecer retornos interesantes. No olvide que la firma debe ser vigilada por entidades como la Superintendencia Financiera.
 
2.       La calificación es un asunto clave. Si le hablan de una entidad con una calificación AAA, se refieren a que el banco tiene una alta capacidad crediticia y tiene una baja vulnerabilidad a una crisis sistémica. Generalmente una entidad con una calificación mediocre ofrece una mayor tasa de retorno y aunque no en todos los casos, puede ser riesgosa. Por eso infórmese bien sobre la entidad antes de dar el paso.
 
3.       Pregunte siempre cuál es la tasa efectiva anual. Cuando vaya a pedir un préstamo pregunte siempre esta tasa. Por ejemplo: si una entidad le ofrece una tasa de 24% trimestre anticipado, tenga en cuenta que le cobran por adelantado.
 
4.       Compare siempre las tasas de los bancos. Antes de endeudarse recurra a la tabla de las tarifas de los servicios financieros (www.superfinanciera.gov.co) y compare plazos iguales.
 
5.       Analice las provisiones. Por fortuna Colombia cuenta con uno de los niveles más altos de provisiones (130%) y está menos expuesta a que una destorcida financiera la deje mal parada.  Significa que por cada $100 que pierda la entidad, ha hecho una reserva de 30% más.
 
6.       Aproveche los ‘combos’ bancarios. Ahora que las entidades ofrecen de todo, desde seguros hasta pólizas y acciones de la bolsa, como cliente tiene una mayor capacidad de negociación al tomar varios de estos productos financieros, ya que le pueden reducir la comisión y adaptar estos servicios  sus necesidades como ahorrador.
 
7.       Aprenda a interpretar las necesidades de su banco. En un clima de bajas tasas de interés (las de referencia del Emisor están en 3%), los bancos están más interesados en impulsar ciertos negocios como los préstamos de consumo, que hoy tiene una participación de 93,9% en la cartera y considerando además que quieren ganarle terreno a las compañías de financiamiento comercial con la incursión y compra de firmas especializadas en préstamos de vehículos, por ejemplo. Sin embargo, también como ahorrador comprenda que un banco que le ofrece de todo, quizá le reconozca una mejor tasa, pero puede no ser tan especializado como una compañía que se destaque en determinado negocio.
 
8.       Haga cuentas. Siempre que le ofrezcan una tasa de interés réstele la inflación esperada.
 
9.       Infórmese. Si usted quiere encaminarse a ser un inversionista inteligente, manténgase ‘dateado’ frente a noticias que pueden afectar sus recursos. Por ejemplo: que el Banco de la República haga ajustes en sus tasas, el efecto inflacionario de un derrumbe en la vía al Llano, si su entidad es intervenida por el gobierno. Siempre esté atento.
 
10.   No se fíe de los asesores comerciales. Por el afán de ganarse una comisión a veces ocurre que lo hacen pasar por independiente, cuando en realidad usted no tiene trabajo. Analice si en realidad está en capacidad de endeudarse.