Con su nuevo programa de reciclaje de productos Sony, la compañía se suma a las iniciativas globales para ayudar al medio ambiente, en la implementación de un plan post-consumo voluntario y de cobertura nacional para todas sus categorías de productos.

 

El programa, pionero en la industria de electrónica de consumo en Colombia, cuenta con el respaldo del Ministerio del Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial.
El proyecto permitirá reciclar todos los productos Sony que los usuarios ya no usen. Los pequeños podrán depositarse en las urnas de los Sony Style; para el manejo de los grandes, se ha destinado Centros de Servicios Especializados.
 

El sueño se cumplió y se fué

La sala de su casa se ha renovado varias veces. Usted cambió la alfombra, el comedor, los sillones y, finalmente, con el dolor de su alma, el equipo de sonido que lo había acompañado durante tantos años. Sí, ese amigo fiel con tocadiscos y caseteras ha sido reemplazado por su congénere más reciente, el Sony Genezi MHC-3C59 con  120 vatios de salida, lector de mp3 y puerto USB para conectar su Sony Walkman de última generación. Entonces surge la pregunta: ¿Qué hacer con el equipo viejo? Ahora Sony Colombia le tiene la respuesta, se llama “Proyecto Ambiente”.

La compañía lanza esta iniciativa, pionera en el país y a nivel latinoamericano, que busca reciclar los productos Sony, sin generar costos para los usuarios. Así, la marca ha instalado urnas especializadas en sus tiendas Sony Style para que los clientes depositen las pilas, baterías y pequeños aparatos Sony (Walkman, DVD, cámaras, Vaio, Playstation), mientras los grandes productos (Bravia y  equipos de sonido) serán recibidos en Centros de Servicio especiales, los cuales pueden ser identificados por los usuarios a través del call center en el teléfono: 3581251 en Bogotá y 018000940011 en otras ciudades.

“Sony trabaja pensando en los ecosistemas desde el diseño de sus productos y los sistemas de producción, incorporando el concepto de Responsabilidad Individual del Productor (RIP). La RIP apunta a una reducción de los impactos ambientales, invirtiendo en la eliminación de sustancias nocivas y utilizando materiales y diseños en los productos que los hagan fácilmente reutilizables y reciclables, internalizando al mismo tiempo los costos de la gestión de los residuos”, explica Hugo Alvarenga, Senior Manager de Product Compliance para Sony Latinoamérica.

El proceso de reciclaje comienza cuando el usuario entrega sus productos Sony. Allí son recogidos por un proveedor especializado, quien se encarga del proceso de gestión ambiental. Él los transporta a las plantas de procesamiento, realiza la segregación del producto, es decir, clasifica los materiales, y los agrupa, de acuerdo con la disposición que requieran. “Existen elementos que se pueden  manejar localmente, como el hierro, el cobre y otros metales. Hay otros que deben prepararse para ser exportados, con el fin de que sean recuperados”, asegura Carlos Mario Bonilla, Gerente General de Lito S.A., gestor ambiental del proceso para Sony.

El Proyecto Ambiente Sony es la primera iniciativa de una compañía de electrónica de consumo de esta envergadura y cuenta con el apoyo del Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. La campaña está enmarcada en la estrategia del Ministerio de Ambiente para promover la gestión adecuada de los residuos posconsumo, como eje fundamental para la implementación de la Política de Producción y Consumo Sostenible, la cual está orientada a cambiar los patrones de producción y consumo de la sociedad colombiana hacia la sostenibilidad ambiental, contribuyendo a la competitividad de las empresas y al bienestar de la población.

El plan también contempla el reciclado de las partes obsoletas, producto de las  reparaciones. “Cuando una pieza es cambiada en algún Centro de Servicio de la marca, la original se entrega al consumidor como garantía del proceso. Esta parte de Green Service busca que las piezas defectuosas también reciban un tratamiento adecuado, mediante la entrega voluntaria de las piezas en los Centros de Servicio”, explica Alvarenga.