El pasado 12 de agosto se cumplió el  30° aniversario de la primera PC lanzada al mercado por IBM.

El primer disco duro del mundo, el disquete, la memoria y el lenguaje de computación programable fueron algunas de las innovaciones que contribuyeron al auge de la computación personal
Los productos de IBM generaron billones de dólares de valor desde la fundación de la compañía hace un siglo. Estos productos permitieron la invención permanente de nuevos mercados, a medida que la compañía fue dando vida al mundo digital.

Desde el lanzamiento de la computación corporativa en la década de 1950 hasta el cajero automático y la lectora de código de barras de la década de 1970, las invenciones de IBM engendraron nuevas áreas en las que las compañías, los empresarios y los inversionistas crearon productos e industrias completamente nuevos, lo cual a su vez permitió la transformación de la forma en que actualmente vivimos y trabajamos.

No sería exagerado decir que una buena parte de los inventos clave de IBM fue el “Big Bang” que dio origen al universo digital que hoy habitamos. Pensemos en la tan mentada PC, la máquina que nos cambió la vida y que empezó siendo un puñado de piezas sueltas en varios laboratorios de investigación IBM. 

En 1981, cuando IBM lanzó la primera PC, los seguidores de la computación personal de pronto vieron una gran oportunidad de negocios. Bill Gates y Steve Jobs se encuentran entre los pioneros de la PC que no hubieran podido ganar sus primeros sueldos si no hubiera sido por los inventos seminales de IBM que ayudaron a construir sus negocios.
Las innovaciones de IBM siguen siendo el ADN de la computación personal, desde la memoria incorporada a los smartphones hasta los discos duros de las notebooks y el diseño de las últimas tablets.