Pensar en Metro para Bogotá, sin un  Plan Maestro la obra sería un fracaso.

 

 

La Asociación Colombiana de Túneles y Obras Subterráneas (ACTOS), no duda en afirmar que Metro para Bogotá, es una necesidad para movilización y un proyecto de gran envergadura que permitirá mejorar la vida de los ciudadanos. Sin embargo, consideró que la iniciativa dista mucho, pues aún falta madurar el proyecto, pues siempre habrá inconvenientes.

El presidente de de ACTOS, Hernando Dávila, consideró que los estudios aún están huérfanos de información de calidad a lo cual se agrega la falta de recursos. ¿De dónde saldrán los dineros?, pues para nadie es un secreto que la financiación de la obra es una pregunta sin repuesta.

Además, no se ha avanzado, cómo encajará las tres  P., como se le conocer. Es decir, participación pública, privada (sistema de concesión) y la posible involucración del Sistema de Fondo de Pensiones. Ahora bien, no se conoce de estudios sobre problemas de suelos e infiltraciones. Esto significa que aún estamos en “pañales” para evitar sorpresas.

Dávila diálogo con la Revista Notingenio, en el marco del 5º Seminario Andino de Túneles y Obras Subterráneas, comentó que la Ingeniería Colombiana está en capacidad de asumir el reto de adelantar en un alto porcentaje el proyecto, pues existe capacidad y experiencia, si se tiene en cuenta con un buen número empresas locales han participado en importantes proyectos a nivel local como en el extranjero.
Al interior de Colombia se puede hablar obras como los túneles de la “autopista” que une a la capital con Villavicencio (18 en total); los túneles de Cisneros y Loboguerrero, entre otros.

Sin embargo, consideró necesario y urgente capacitar a los jóvenes ingenieros para que atiendan en gran Boom de proyectos de túneles que se prevén para los próximos años en el país para acortar distancias y reducir los tiempos en la circulación del transporte.

Estudios del Metro

Para el Ingeniero Germán Pardo A., miembro de la Junta Directiva de ACTOS, no existen estudios sobre el Metro. Seguidamente comentó que lo más importante para abrir una discusión de fondo y técnicamente hablado de esta importante obras es definir el Plan  Maestro del Metro.

Definido el plan se podrán tomar las decisiones referentes sobre la prioridad de las líneas a construir. Concluida esta etapa se debe iniciar la investigación de geotecnia, donde se contempla la valorización de los riesgos y la ubicación de estaciones.

Posteriormente viene la etapa clave del proyecto el Diseño. “Aquí vale la pena que se cuente con una alta supervisión técnica y una asesoría especializada para poder tomar las decisiones más acertadas en la obra”, comentó  Pardo.

La importancia del sistema masivo


“El Metro es una necesidad para Bogotá y es una de las pocas grandes ciudades del mundo que no cuenta con un metro”. Si bien es un proyecto de gran complejidad y que demanda la introducción de tecnologías es necesario hacerlo. Pero ejecutarlo de manera clara; es decir, rompiendo todo proceso de sospecha.

Oferta de incentivos

De otra parte, el ingeniero Pardo, comentó que uno de los problemas más graves que se tiene en los diferentes países, es la oferta  de incentivos para fines específicos. Por esta razón propuso la creación de reglas de juego en cuanto al pliego de condiciones específicas técnicas y al contrato mismo.

Para alcanzar sus objetivos es necesario un acompañamiento de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, asociaciones especializadas en infraestructura y la conformación grupos del más alto Gobierno Nacional y local,  con conocimientos técnicos y contractuales,  permitiendo una amplia discusión de fondo en cuanto a los documentos de licitación y poder minimizar de una manera importante la posibilidad de manipulación del proceso  de ofertas de incentivos.

Hay experiencia

El miembro de la Junta Directivas de ACTOS, comentó que la ingeniería colombiana está en capacidad de asumir los desafíos que se desprenden de los proyectos de túneles y esto se comprueba con su participación en grandes iniciativas en el exterior. Además, se debe incluir planes de gran envergadura como hidroeléctricas y viales, entre otros.

“Los retos se han asumido de manera airosa en una diversidad de proyectos de túneles, donde existen dos sistemas, el más conocido el convencional de voladura y por esta razón las empresas nacionales se consolida cada vez más”. ¿Qué nos hace falta? Indiscutiblemente los recursos económicos para desarrollar proyectos de túneles en el país.