Barranquilla. La Empresa Promigas, adelanta trabajos acelerados y con calidad para normalizar el servicio de gas en la Costa Atlántica.

 

Como solución inmediata para la normalización de la prestación del servicio de transporte de gas, Promigas continúa desarrollando aceleradamente las obras de construcción de un gasoducto alterno sobre el derecho de vía del Puente Laureano Gómez (Puente Pumarejo), las cuales se estima culminen en tres semanas.

El gasoducto alterno consiste en una línea de 20” de acero entre las instalaciones de Promigas en Palermo (lado Sitio Nuevo), en Magdalena, utilizando el andén izquierdo (sentido Magdalena Atlántico) del puente Laureano Gómez y conectándola a un punto de la red de distribución de Promigas. 

Estas obras están siendo realizadas por personal especializado de Promigas y contratistas, quienes dentro de los más altos estándares de calidad y seguridad y teniendo en cuenta los requisitos establecidos por Invías trabajan intensamente para cumplir con los tiempos previstos.

De igual forma se ha contado con el concurso y la colaboración de las autoridades locales y nacionales competentes para dar una pronta solución a este hecho coyuntural que nos compromete a todos.

Es importante resaltar que pese a las muy difíciles condiciones del río Magdalena, el tramo del gasoducto afectado por el río mantiene aún su integridad, debido a las medidas de contención implementadas por Promigas durante los meses anteriores, las cuales fue necesario suspender por razones de seguridad.

Esta condición que actualmente conserva la tubería nos ha permitido entregar las cantidades mínimas operativas para dar respuesta a la demanda de seguridad del sector eléctrico y de algunos grandes industriales, situación que podría variar en caso de que este tramo del gasoducto se vea comprometido en forma tal que se afecte totalmente su funcionalidad.

Actualmente, el Ministerio de Minas y Energía, atendiendo la solicitud de Promigas y siguiendo el protocolo establecido en el Decreto 880 de 2007, ha expedido la resolución por la cual se decreta un racionamiento programado, cuyo objetivo es fijar el orden de atención de la demanda de gas. En consecuencia, reiteramos que el sector residencial y los pequeños negocios seguirán recibiendo el servicio de gas natural.