El gobierno Nacional hizo un llamado a la Ingeniería en cabeza de la Sociedad Colombiana de Ingenieros para que contribuyan a maximizar el impacto del invierno y a la cadena de valor de construcción en el país.

 

La exhortación la hizo la ministra de Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, Beatriz Uribe Botero, durante la firma del memorando de sostenibilidad en las nuevas edificaciones, como parte de los esfuerzos y contribución de mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático en Colombia con la Corporación Financiera Internacional –IFC-, miembro del Grupo Banco Mundial.

El apoyo que se dará a los constructores será a través de dos componentes: mejora de capacidades técnicas para proyectos de construcción de más alto impacto y difusión de mejores prácticas internacionales y nacionales que existen en construcción con enfoque en sostenibilidad ambiental.

Para tal efecto, el IFC, contribuirá con un aporte de 700 mil dólares y la idea es que no se afecte el costo de las viviendas VIS por lo que es necesario encontrar un equilibrio entre sostenibilidad y bajo costo.

Beatriz Uribe Botero dijo que el gobierno trabajará en la formulación del Código de Construcción Verde en el país e invitó a la industria y a las autoridades municipales, departamentales y nacionales a trabajar unidos en la construcción de un mejor entorno con responsabilidad al medio ambiente y la comunidad.

“Enhorabuena por estos esfuerzos, invito de forma especial a que articulen con el trabajo de otras instituciones como la Cámara Colombiana de la Infraestructura, la Sociedad Colombiana de Ingenieros, la Sociedad Colombiana de Arquitectos, el Consejo Colombiano de Construcción Sostenible, entre otros, para maximizar su impacto en la cadena de valor de la construcción en Colombia”, dijo la Ministra.

Seguidamente agregó: “Celebro el lanzamiento de esta iniciativa de creación de alianzas en pro de la construcción sostenible, la cual sin duda contribuirá a la estrategia del Gobierno Nacional en cuanto a lograr los objetivos de la Prosperidad Democrática: MÁS EMPLEO, MENOS POBREZA Y MÁS SEGURIDAD”.

Dijo que este Gobierno entiende que la construcción sostenible logra mucho más que reducir la huella de carbono o la materialización de sus numerosos beneficios sociales. El reto entonces es construir un millón de viviendas, orientando la política urbana hacia la optimización de los procesos de habilitación de suelo para el desarrollo de ciudades más amables, compactas y sostenibles.

Nuevas ciudades

“Estamos viviendo un momento único. Frente a los desafíos que nos han impuesto los impactos del fenómeno de la Niña, nos encontramos ante la oportunidad de empezar a construir nuestras ciudades de manera diferente, de crear comunidades sostenibles. Las verdaderas comunidades urbanas son mucho más que una respuesta a los requerimientos básicos de las personas”.
Formuló que en ese sentido, es prioritario agilizar los trámites asociados a la habilitación de suelo y a los permisos de construcción y acotó que en esta tarea, se ha  recorrido un camino importante de la mano del IFC.

Para ello, el Ministerio suscribió un convenio con el IFC en el que se contempla el cambio de la regulación nacional, como marco general para aplicarlo en todos los municipios.

Decretos

Como resultado del trabajo conjunto, se expidieron los decretos 1272 de 2009 y 1469 de 2010, con los cuales se hicieron más de 60 reformas dirigidas a simplificar el trámite para el estudio y aprobación de licencias de construcción.

De igual manera, se trabajó en 6 ciudades (Barranquilla, Cartagena, Bucaramanga, Ibagué, Medellín y Cali) y sus correspondientes Cámaras de Comercio, en la implementación de la norma nacional y la eliminación de los trámites adicionales que constituyen un “cuello de botella” para la actividad constructora.

Seguidamente, añadió que la tarea en las ciudades no termina. Con la conformación de un Consejo Asesor, del que hacen parte las oficinas de planeación del municipio, la regional de CAMACOL y la Cámara de Comercio, se garantiza la continuidad de esta iniciativa.

“Este esfuerzo ha sido reconocido en los informes del Doing Business del Banco Mundial, situando a Colombia en el primer lugar del ranking en cuanto a países reformadores en Latinoamérica, en el segundo de Suramérica con mayores facilidades para hacer negocios, y en el quinto más eficiente en obtener un permiso de construcción (50 días) según la regulación nacional, de las 183 economías evaluadas”.

Para complementar dicho esfuerzo, en este Gobierno buscaremos impulsar la incorporación de criterios de sostenibilidad y responsabilidad ambiental en cada una de las políticas públicas urbanas, la creación de un marco jurídico que permita reglamentar y promover éstas iniciativas, y la puesta en marcha de acciones que permitan reducir la vulnerabilidad a los efectos del cambio climático.

Código Verde

Ahora, el reto es potencializar la experiencia adquirida y, en ese sentido, de manera conjunta con el IFC, desarrollaremos el Código de Construcción Verde “Green Building Code”.

El objetivo de los códigos de edificación sostenible en Colombia es diseñar e implementar un marco normativo nacional que promueve la eficiencia energética y la conservación del agua en el uso de los edificios.

Por lo tanto, la implementación del Código  permitirá seguir siendo pioneros en América Latina en cuanto a la adopción de medidas y reformas normativas que faciliten y logren impactar positivamente el crecimiento del sector de la construcción e introducir normas de construcción sostenible.

Finalmente, dijo que el Código de Construcción Verde será el instrumento que impulsará la formulación de los lineamientos de política de construcción y urbanismo sostenible, el acompañamiento a los municipios para el desarrollo de incentivos locales, la definición de estándares de diseño y construcción para el uso eficiente de los recursos, el desarrollo del Sello Ambiental Colombiano para Edificaciones y la implementación de mecanismos de financiación para la construcción sostenible como las hipotecas verdes, entre otros, estrategias que se encuentran plasmadas en el Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014.