El sector de la ingeniería reclamó del presidente Juan Manuel Santos,  asumir directa y personalmente la coordinación de todo el plan e incluida la inversión para reconstruir a Colombia por los estragos dejados a su paso por la ola invernal.

El presidente de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, Daniel Flórez Pérez, reprochó la lentitud como se ha asumido la situación actual la cual calificó de dramática, sin que hasta el momento se hayan impartido instrucciones coherentes con la realidad para emprender el renacimiento de un nuevo país. “Hoy podemos decir que se ha impartido una misión con una dirección equivocada, necesitamos más ingeniería en este aspecto para salir adelante”.

Flórez Pérez, durante el Foro “La Anticorrupción”  llevado a cabo en la Casa del Ingeniero  Militar, fue enfático y contundente que de continuar el  país sin un rumbo claro en materia de infraestructura, “el país seguirá paralizado respecto a la dinámica de la inversión para la solución del problema”.

“Los servidores públicos, ante la urgencia del invierno, deben agotar los procedimientos dispuestos para contratar eficientemente. Pese al temor que hoy sienten las instituciones gubernamentales a contratar con eficiencia debido a los recientes escándalos, es indispensable que los funcionarios tengan el valor de actuar dentro de los términos legales con premura y responsabilidad”, dijo el presidente de la SCI.

Igualmente, acotó que es necesario sacar del aislamiento perpetúo en el que se encuentra el campo, respecto a los mecanismos de distribución de los bienes básicos de consumo en las ciudades. El trabajador del campo necesita con urgencia de la ingeniería para mejorar su competitividad y afianzar sus relaciones con las ciudades para que accedan a todos aquellos servicios y tecnologías que mejoren su calidad de vida.

Seguidamente, convocó al Gobierno y a los gremios a construir un urgente y determinante Plan  de Puentes, tras advertir que un plan de emergencia necesita del protagonismo de la ingeniería, un plan que se ha comenzado a gestar de la mano de la Sociedad Colombiana de Ingenieros y la Cámara Colombiana de la Infraestructura.

Al reclamar más acción para sacar adelante el país de su estado crítico en que se encuentra, señaló que los estratos del invierno son, en parte, consecuencia de una historia de corrupción, falta de planeación e innovación. “Los cambios climáticos extremos que estamos viviendo hoy en día, hacen necesario que los proyectos de infraestructura se fundamenten en parámetros de seguridad más exigentes y umbrales de tiempo mucho más amplios”.

En cuanto a los planes de Ordenamiento Territorial, para la ingeniería deben optar por proteger, recuperar y sobre todo, respetar las rondas de los ríos y quebradas, pues no se puede seguir permitiendo la indebida apropiación de tierras que finalmente terminarán en tragedia, como los hechos que actualmente nos presentan.

Dejó escapar su preocupación por los retrasos de la obra del Túnel de la Línea, como de la conformación de la segunda calzada, un modelo obra para el país, bajo el esquema de contratos, donde se ofreció la presencia de firmas extranjeras con experiencia y con organización tecnológica, pero la realidad es que se ha convertido en un lastre, con lo cual el Gobierno y el país no puede seguir aceptando firmas de papel o bajo el argumento de prestar su experiencia.

Finalmente, el dirigente gremial, reiteró que el éxito del programa nacional de emergencia y del programa nacional de infraestructura depende de obras planeadas de manera estructurada, moderna y acorde a las nuevas condiciones climáticas del mundo y del país. El diseño de las mismas debe responder a estudios profundos y detallados que contemplen todas las variables necesarias para cumplir con el objetivo de la obra. “Sí estas dos condiciones se cumplen, las obras ejecutadas con eficiencia, eficacia, efectividad y transparencia no serían la excepción sino la regla en el país”.