“El deterioro de la estructura de la Iglesia de Lourdes, ubicada en la calle 63 con carrera 13, a raíz de la construcción del metro en Bogotá podría ser importante, aparecerían grietas en los pisos y en los muros que atentarían contra la integridad de la Iglesia”, así lo revelan estudios adelantados por la Universidad de La Salle.

 

El CIROC -Centro de Investigación en Riesgos de Obras Civiles – que es un grupo de investigación del programa de Ingeniería Civil de La Salle y que tiene como objetivos fundamentales el estudio de los fenómenos que amenazan las estructuras civiles; y los riesgos que estas estructuras originan en su entorno, revela resultados de sus trabajos de investigación.

Nueve investigadores y varios estudiantes, liderados por el Ingeniero Adolfo Camilo Torres Prada, Ph.D. en ciencias técnicas, experto en túneles y metros, han trabajado en la construcción de  modelos físicos y matemáticos en el GeoLab, (Laboratorio de Modelos geotécnicos) del CIROC, para determinar los potenciales riesgos de la construcción de la primera línea del metro de Bogotá.

Tal como está planteada por los Consultores Serner –Transporte Metropolitano de Barcelona – , la futura primera línea del metro, tiene una longitud de 23.98 km, de los cuales 14.98 km son tramos en túnel, en la parte central de la ciudad, es decir, entre las futuras estaciones de La Sabana y la estación de la calle 100, la línea atraviesa una zona urbana de alta complejidad, tanto por las condiciones geotécnicas, como por la densidad de construcción que incluyen edificios de gran altura, edificaciones de valor histórico y de patrimonio arquitectónico de la ciudad, como lo es la iglesia de Nuestra Señora de Lourdes en Chapinero.
   
“Nuestros estudios preliminares elaborados en modelos físicos a escala reducida y en modelación con software estiman que un túnel de 6 metros de diámetro y a 20 metros de profundidad (dimensiones normales para un túnel de metro) y que pase aproximadamente a 15 metros de la fachada de la Iglesia de Lourdes, produciría un asentamiento de 2.5 cm  en la fachada de la estructura y en el centro de la edificación el asentamiento sería cercano a cero.

Esa diferencia produciría la aparición de grietas en pisos y los muros de la iglesia, debido a que la construcción es en mampostería. Es necesario que los ejecutores del proyecto evalúen estos aspectos para poder establecer soluciones técnicas e incorporarlas en los diseños, y así poder evitar estos peligros”, explica Adolfo Camilo Torres Prada, director del GeoLab de La Salle.

Daños que atentarían contra la estabilidad de la Iglesia de estilo gótico que fue mandada a construir por el Arzobispo Vicente Arbeláez en 1875 y es uno de los símbolo más representativo de la localidad de Chapinero debido a: su arquitectura, sus obras artísticas, sus vitrales policromados de origen alemán, sus arcos de ojiva de las puertas y la ornamentación de las cornisas.

“El CIROC es el único centro de investigación en riesgos de obras civiles de su nivel en América Latina, es un verdadero avance para la ingeniería nacional y está al servicio del país, de investigadores, de constructores, de la administración pública para ofrecer asesoría especializada en diversas áreas, una de ellas es la investigación en excavaciones y estructuras de sostenimiento, donde podemos dar soporte en el diseño y construcción de obras subterráneas y hacer el análisis de riesgos, pero también en el desarrollo de nuevas tecnologías de construcción en este campo”, añade Torres.