Fedepalma  presentó el Plan de erradicación de la PC, previsto para realizarse durante 2011, con un costo aproximado de $18.000 millones.

 

Con el propósito de reactivar el proceso productivo del cultivo de la palma de aceite  en Tumaco, los palmicultores de la zona, el Presidente Ejecutivo de Fedepalma, Jens Mesa Dishington y el Presidente de la Junta Directiva de Fedepalma, Luis Eduardo Betancourt Londoño, se reunieron con el Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Camilo Restrepo Salazar, el fin de semana anterior, en el camino de poner en marcha el Plan de erradicación de la pudrición del cogollo (PC) en la región y generar una línea de crédito especial acorde con las necesidades actuales.

Se contó con las más representativas cabezas del sector agropecuario del país, como el Presidente del Banco Agrario, el Presidente de Finagro, el Gerente General del ICA, el Director Ejecutivo de Corpoica y el Presidente Ejecutivo de la SAC, quienes acompañaron la visita  a la zona.

El Ministro de Agricultura expuso que el gobierno está muy interesado en el programa integral y entiende claramente que no puede fracasar en este empeño y que los proyectos productivos, a futuro, tienen que ser rentables y claros, más allá de la erradicación.

“Entendemos que al financiar al pequeño productor, se le está dando la oportunidad de no declinar hacia el cultivo ilícito, ya que estamos hablando de una región para la cual, por razones de seguridad y soberanía nacional, es importante que este programa sea exitoso. Todas las entidades del Ministerio le van a dar prioridad al mismo, tanto el ICA, Corpoica, el Banco Agrario, Finagro y el Incoder y lo tomamos como un reto de consolidación agraria y social en una zona de frontera colombiana que ha sido muy afectada por la PC”, aseguró Minagricultura.  

En Tumaco

Dijo: “me voy con una doble sensación, una de tristeza de ver estos palmares afectados pero con otra de esperanza y también de optimismo por ver el realismo y las ganas de sacar adelante la actividad por parte de todos los palmicultores y la comunidad de Tumaco”. 
A su turno, el Presidente Ejecutivo de Fedepalma, Jens Mesa Dishington, manifestó que para lograr la reactivación es necesario concretar la erradicación de palma altamente afectada por la pudrición del cogollo (PC) y a su vez, lograr el inicio de nuevas siembras con material  tolerante a esta enfermedad. El área por erradicar en Tumaco corresponde a 16.200 hectáreas, mientras la de renovación se estima en 12.000 hectáreas de palma, entendiendo que en las demás áreas se desarrollarán otros productos agrícolas tales como el cacao, explicó el dirigente gremial.

Para alcanzar lo anterior, urgen recursos por parte del Gobierno para la erradicación, dado que más de 10.000 hectáreas corresponden a pequeños productores. Además, para la renovación, es preciso contar con recursos de inversión provenientes de líneas de crédito especiales con tiempo, tasa y periodo de gracia acordes con la realidad agrícola de las zonas afectadas. El costo para la erradicación total en Tumaco es de $11.000 millones.

Tanto la Federación Nacional de Cultivadores de Palma de Aceite como los palmeros que hacen parte del gremio, con el concurso del Centro de Investigación en Palma de Aceite, Cenipalma, disponen de herramientas tecnológicas para el manejo sanitario, incluyendo materiales tolerantes a la pudrición del cogollo, (PC).
  
La realidad del híbrido tolerante a la PC en Tumaco muestra que la reactivación económica si es posible con su siembra, siempre y cuando los nuevos predios cuenten con una organización que permita transferir el nuevo conocimiento en materiales tolerantes, manejo de suelos y aguas, manejo sanitario oportuno, entre otros, articulado por proyectos asociativos y alianzas estratégicas entre pequeños, medianos y grandes productores. El reto consiste en que no solo se entre a solucionar un problema sanitario, sino que también se asegure la sostenibilidad económica y social de la zona Occidental (Tumaco).

El interés de Fedepalma, así como de los entes productivos y sociales de Tumaco, es promover la estabilidad social y económica del municipio, por lo cual es necesario contar con líneas de crédito acordes con las capacidades y requerimientos de los productores, destinados a nuevas siembras y al trabajo asociativo entre pequeños, medianos y grandes palmicultores.      
  
En la visita a Tumaco se evidenció que la siembra de palma es promisoria porque los cultivos, en más de 12.000 hectáreas, se muestran sanos (libres de PC) y con productividad que se puede proyectar a más de 30 toneladas por hectárea.

La Federación, en articulación con empresas palmeras, se han comprometido en llevar a cabo la erradicación de las palmas enfermas en Tumaco y reducir la presión de la PC, sin embargo es necesario reactivar el proceso productivo con la palma y otros cultivos en la zona, en aras de recuperar los 10.000 empleos perdidos entre directos e indirectos e igualmente,  evitar que las tierras en las que se hicieron erradicaciones puedan ser objeto de siembra de cultivos ilícitos.

Logística del Plan de erradicación

El plan de erradicación involucra una infraestructura de organización, planeación y ejecución con acompañamiento técnico experto e, igualmente, un aseguramiento estricto mediante auditoría. En ese marco, se aplicará la estrategia de núcleo palmero, donde una empresa ancla con una capacidad técnica y logística experta en el manejo de la erradicación y la renovación de cultivos afectados por PC, se organiza con pequeños y medianos palmicultores proveedores de fruto para enfrentar la problemática sanitaria.

El costo de erradicación de una hectárea de palma es, aproximadamente, de $650 mil por hectárea. En consecuencia, el costo de erradicación de 28.000 hectáreas se estima en   alrededor de $18.000 millones. La Federación y los palmicultores contarán con un aporte del Gobierno Nacional por valor de $6.000 millones, lo cual ratificó Minagricultura en su visita, y los recursos restantes corresponderán a una contrapartida que será desembolsada por los productores y la Federación, equivalente a $12.000 millones.

Se emplearán durante un año: 225 operarios, 56 supervisores y 10 profesionales con conocimiento, entrenamiento y práctica en manejo prácticas fitosanitarias de la palma. Este personal después del cumplimiento del Convenio entre Fedepalma – MADR, serán mano de obra que encontrará oferta de empleo en las empresas palmeras de cada zona. Se ha determinado que el método general utilizado será el químico.