Miami. El informe “Perspectivas de las MIPyMES en América Latina” comisionado por Visa Inc., reveló un progreso en los negocios micro, pequeños y medianos desde la primera encuesta de Visa en 2007 y optimismo ante el futuro.

El 78% de estas empresas espera seguir creciendo de manera significativa (26%) o moderada (52%), en línea con el desarrollo económico proyectado para la región en los próximos años.

“Las MIPyMES constituyen un segmento estratégico para Visa, con potencial ilimitado para catalizar el crecimiento de las economías emergentes en América Latina”, comentó Diego Rodríguez, Director de Productos Comerciales de Visa Inc. América Latina y el Caribe. “Visa cuenta con un portafolio de soluciones y herramientas financieras para impulsar el crecimiento de estas empresas y ayudarlas a sobrellevar los retos identificados en el informe, fomentando la migración del efectivo y los cheques a los pagos electrónicos, para aumentar el acceso al crédito, así como la eficiencia y efectividad en el manejo del tiempo y flujo de caja”.

Llevada a cabo en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México y Perú, el informe de Visa, basado en la tercera edición del estudio “Perspectivas de las MIPyMES en América Latina”, cubrió tres tamaños específicos de empresas (micro, pequeñas y medianas) en las industrias del sector minorista, servicios y manufactura.

El enfoque principal estuvo en las prácticas y actitudes financieras, operativas y de pagos, descubriendo los retos que enfrentan las MIPyMES en la región (productividad, competitividad, acceso al financiamiento, informalidad de las empresas no registradas, entre otros)  e identificando oportunidades para que los bancos y proveedores de servicios de pago desarrollen este motor vital de la economía con medios de pago y herramientas financieras más eficientes.

Visión General

Según el informe, el mercado de MIPyMES se mantiene creciendo, y es altamente estable y elástico. El volumen de ingresos y ventas de las MIPyMES encuestadas refleja el tamaño modesto de las compañías que componen ese sector.

El 84% registró ventas de US$ 200 mil o menos y una mediana de ventas anuales tan sólo de US$49.019. En promedio, las MIPyMES de la región tienen 11 años de experiencia operativa, un alto grado de estabilidad y un progreso lento hacia la reducción de las empresas informales no registradas.

Los ingresos continúan creciendo debido a las ganancias de las microempresas, las cuales se mantienen optimistas ante el futuro – el 78% espera crecer en los próximos años. Sin embargo, las MIPyMES redujeron su promedio de gastos en un 22% a US$28.932 desde 2008, reflejando reducción de costos y acceso limitado al financiamiento durante la crisis económica.

Hallazgos Destacados

El efectivo y los cheques afectan en gran medida la productividad de las MIPyMES
• Las MIPyMES encuestadas gastan en promedio un día a la semana (20% de su tiempo) organizando, procesando y pagando sus gastos mensuales. El costo del tiempo empeora según el tamaño de la empresa: 18% para las micro, 23% para las pequeñas y 30% para las medianas.

• Pagar las cuentas absorbe recursos valiosos del negocio principal de las MIPyMES en la región, viéndose reflejado en menos tiempo para ejecutar, crecer e innovar. En tiempos difíciles, este costo puede afectar negativamente en mayor medida.

• Además, un alto número de MIPyMES encuestadas recibe un porcentaje alto de efectivo y cheques en el momento en que sus clientes pagan por bienes y servicios. En promedio, éstos pagan con efectivo el 76% de las veces.
• 
• Las MIPyMES  reciben solamente un 20% de sus ingresos en pagos con tarjetas de crédito o debito. Además, solo 39% de las compañías encuestadas aceptan tarjetas como medio de pago. Por lo tanto, un ejecutivo senior o el mismo dueño de la empresa visita una sucursal bancaria casi tres veces a la semana, el 25% lo hace todos los días y el 4% más de una vez al día. Estas cifras no son sorprendentes
• 
• dado que un 60% de las MIPyMES encuestadas son micro-minoristas con necesidades costosas e intensas de depósito y retiro de efectivo y cheques.
• En la hora de pagar por sus gastos, el 66% de las MIPyMES encuestadas pagan en efectivo o cheque, con un 13% de transacciones efectuadas con tarjetas de débito o crédito.

El uso de internet y servicios móviles es alto, pero la banca online y el comercio electrónico tienen una penetración significativamente más baja
• A pesar de que el 72% de las MIPyMES encuestadas tiene acceso a teléfonos móviles, el 67% cuenta con una computadora y el 64% tiene acceso a internet, sólo el 10% compra inventario, materiales y suministros online. Adicionalmente, el 39% de esas empresas ordenan online y pagan offline con efectivo y cheques.
• Cuando se trata de pagar las cuentas, el efectivo es el rey a pesar de uso creciente de la banca online por parte de las MIPyMES desde 2008 (8% más alta, totalizando el 41%). El uso de efectivo ha aumentado en un 4% en esta categoría desde 2007, alcanzando un promedio regional total de 47% de los pagos de gastos. Los pagos con débito y crédito alcanzaron un 13% y las transferencias electrónicas un 6%, reemplazando los cheques, más no el efectivo. El bajo uso de los servicios online se refleja en la productividad, restando el tiempo que se dedica al negocio.

Empresarios de las MIPyMES usan servicios bancarios para el manejo financiero personal pero no para sus necesidades comerciales
• La penetración de los servicios bancarios en las MIPyMES encuestadas (87%) supera la penetración de estos servicios en la región (35%) por un amplio margen. Sin embargo, las cuentas personales de MIPyMES superan las cuentas de negocios en una proporción 2:1, con casi 65% de las empresas usando cuentas personales para negocios. Hay una clara disparidad entre lo que el 85% de las compañías considera importante (separar los gastos personales de los de negocios) y lo que están haciendo.