La falta de financiamiento en las áreas protegidas trae consecuencias negativas sobre la conservación de especies, afirma un estudio de PNUD.

 

 

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la organización ambiental The Nature Conservancy (TNC) anunciaron después de la realización de un complejo estudio en 20 países latinoamericanos (Argentina, Belice, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela) que la falta de financiamiento en las áreas protegidas trae consecuencias negativas sobre la conservación de especies, ecosistemas y sobres los bienes y servicios que estas áreas ofrecen al desarrollo social y económico de la población.
 
De acuerdo con el reporte, las áreas protegidas analizadas en la región generan beneficios para más de 560 millones de personas en ciudades y áreas rurales, además de ofrecer resguardo a miles de especies de plantas y animales y generar agua para diferentes usos entre otras cosas.
 
La información financiera oficial analizada por ambas organizaciones muestra que los recursos disponibles actualmente para el financiamiento de los sistemas de parques nacionales naturales y otras áreas protegidas públicas en América Latina ascienden a un poco más de USD400 millones por año y que harían falta entre USD300 y USD700 millones adicionales para cubrir las necesidades financieras de los parques nacionales latinoamericanos. 
 
“Los costos básicos de manejo de las áreas protegidas, calculados en USD314 millones por año,  podrían ser cubiertos por cada gobierno a través de un aumento en la asignación de presupuesto nacional, respaldadas por instituciones sólidas bajo los mejores marcos regulatorios” expresó Lila Gil, directora de asuntos públicos para América Latina, quien coordinó el desarrollo del reporte por parte de TNC.

“Nuestra investigación halló que un aumento de USD700 millones en los presupuestos nacionales permitiría el manejo óptimo de estas áreas”. Aunque los fondos varían de país a país, se encontró que América Latina invierte una pequeña fracción de sus recursos financieros en sus áreas protegidas, alrededor del 0,006% del producto interno bruto regional en promedio.
 
“Este reporte brinda una oportunidad única pues ofrece un mejor conocimiento sobre las finanzas de las áreas protegidas y le da un tremendo respaldo a las actividades de planificación y asignación de recursos por parte de los responsables de los sistemas de áreas protegidas en América Latina.” dijo Andrew Bovarnick, economista en recursos naturales de PNUD. “Esta información es fundamental para que los países promuevan aumentos de inversión en sus sistemas de parques nacionales pues establece un objetivo claro y directo de financiamiento y contribuye de manera real y significativa con la conservación de la naturaleza, de sus bienes y servicios articuladas con las metas de desarrollo humano de la región” agrego Bovarnick.