Las ventas de carne colombianas son insignificantes si se compara con países como Argentina y Brasil.

 

Haciendo gala de su sencillez y bromeando de su singular combinación de corbata y cachucha, el destacado ganadero brasileño, Eduardo Daher, reconocido como una autoridad en la industria cárnica de la región y como un ejemplo a seguir en temas de exportación gracias a sus logros como administrador del Kakuri Agrícola, empresa brasileña que congrega cinco fincas con una superficie de 2.000 hectáreas, aseguró  que: “Colombia tiene todo el potencial, pero le falta disciplina”.
 
Daher fue uno de los conferencistas más aplaudido en el Primer Congreso Internacional de Ciencia y Tecnología de la Carne, organizado por la Universidad de La Salle y la empresa Bos Indicus, con su conferencia titulada “El boom de la ganadería bovina en Brasil”.
 
Los seis factores de éxito brasilero

Daher explicó que Brasil se ha convertido en líder en exportación de carne y ganado en  América Latina gracias a seis factores: “adquisición de animales en regiones estratégicas, contemplar en el esquema las diferencias originadas en la variedad de climas,  incentivos gubernamentales, asociaciones trabajando en equipo, destinación de capital privado y una exitosa reforma agraria”. 
 
Daher invitó  a  productores, ganaderos e inversionistas colombianos a golpear puertas en los mercados internacionales. Fue contundente al presentar, su vasta experiencia en el sector y sin duda dejo sorprendido al público con los resultados obtenidos en Brasil, que lo posicionan como el máximo exportador de América Latina, con un total de 150 mercados con los que trabaja.
Eduardo Daher invitó constantemente a mejorar la producción y aplicar con disciplina los métodos para ampliar el nivel de exportación de Colombia, porque como él, la mayoría de asistentes al congreso considera que es insignificante comparado con Brasil o Argentina.
 
A las declaraciones de Daher, siguieron las palabras de Andre Mendes Jorge, investigador de la Universidad de Estadual Paulista Júlio de Mesquita Filho, y Editor de la revista Veterinaria y Zootecnia de Brasil, quien aseguró que: “El color de la carne colombiana es una gran atractivo en el extranjero, pero al país le falta desarrollo en logística e inversión en investigación”.
 
El cuello de botella, según el Gobierno

Por otra parte, el Ministro de Agricultura Juan Camilo Restrepo, puntualizó que la producción cárnica del país tiene ante todo problemas con los protocolos fitosanitarios. “Nosotros tenemos muy buena carne y es muy apetecida, tenemos ganados engordados a base  de pasturas naturales, pero el cuello de botella está en que hay problemas de los protocolos  fitosanitarios de toda la cadena y cada vez son más los consumidores exigentes”, señaló  Restrepo.
 
En ese sentido el Ministro complementó que Colombia tiene muy buena carne, excelentes hatos, buena ubicación geográfica y todas las condiciones para competir, pero los protocolos son la llave mágica que abre mercados internacionales, y hasta que no se resuelvan los problemas correspondientes a este tema, Colombia no podrá sobresalir en las exportaciones de carne.