De acuerdo con la Tercera Encuesta de Desarrollo e Innovación Tecnológica del DANE son 413 pequeñas y medianas empresas las que invirtieron en actividades de desarrollo e innovación tecnológica en nuestro país.

 

Por su parte, los datos de Confecámaras revelan que, en el 2001 existían en Colombia 43.242 pequeñas empresas y 8.041 medianas. Si a este panorama le sumamos el último informe trimestral de conectividad del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, de las conexiones de banda ancha que existen en Colombia, el 12,80% corresponde al segmento empresarial.

Con esta perspectiva de crecimiento la firma ADV Alianza y Dirección en Valores, revela que se deberían adoptar nuevos modelos de negocio que generen procesos empresariales cada vez más rápidos, para convertir Internet en una herramienta prioritaria de competitividad que permita el desarrollo económico de las pequeñas y medianas empresas.

Según Jean Paul Bing–Zaremba, Gerente General de ADV, “además de aprovechar las redes de comunicación, las pequeñas y medianas empresas deben estar tecnificadas con los sistemas de planificación de recursos, su sigla en inglés ERP (Enterprise Resource Planning) que integran y automatizan muchas de las prácticas de negocio asociadas con los aspectos operativos o productivos de las empresas”.

Estos sistemas de gestión de información integran y automatizan muchas de las prácticas de negocio asociadas con los aspectos operativos o productivos de una empresa lo que hace que las pequeñas y medianas empresas otorguen apoyo a los clientes del negocio, que los tiempos de respuestas cada vez sean más cortos en la solución a sus problemas, que el manejo de información sea cada vez más confiable y eficiente lo que permite la toma oportuna de decisiones y una considerable disminución de los costos totales de operación.

Como en todo emprendimiento tecnológico, la compra de licencias de software y su implementación es una parte del costo final de una solución ERP. Como las empresas de tamaño medio operan con un presupuesto más limitado en comparación con las más grandes, es importante conocer al menos, costos iniciales, costos de implementación, cargos de requerimientos técnicos, cargos por mantenimiento, costos de nuevas versiones.

Ahora cerca del 60% de las Pequeñas y Medianas Empresas en América Latina usan internet como plataforma comercial, esto genera mayores transacciones pero si hacen un ejercicio de organización de métodos y se mejoran, el desarrollo de sus negocios se verá beneficiado gracias a la implementación de procesos estratégicos, agregó Bing-Zaremba.

El uso de una plataforma y la implementación de ERP como Priority le permitirá a las empresas acceder a una aplicación de última tecnología que impactará positivamente la gestión de la compañía, a través de una serie de beneficios medibles, como control y calificación de los proveedores, facilidad en el manejo de reportes, planeación de compras, control y optimización en el manejo de los inventarios, entre otros.
Deltavalle es una empresa distribuidora de insumos agrícolas especializada en el área de servicios, que atiende principalmente el mercado de los departamentos del Cauca, Valle y Eje Cafetero. El Gerente General de Deltavalle, Gustavo Ocampo, asegura que  “La operación ya nos estaba exigiendo una solución ERP confiable y segura, que nos permitiera delegar todos nuestros procesos internos, mientras nosotros nos dedicábamos a atender el foco de nuestro negocio y por supuesto, los requerimientos de nuestros clientes”.

Si las Pequeñas y Medianas Empresas incluyen sistemas integrales, que permitan tener la visibilidad 360 grados sobre sus procesos, sean flexibles y escalables, mejorará la eficiencia, crecerá financieramente y cumplirá con las metas de su negocio.