En el marco de la presentación del informe anual de Asocaña sobre la coyuntura del sector, correspondiente a 2010 y lo corrido de 2011, se presentaron resultados y planes que perfilan al sector azucarero colombiano como un potencial líder en la agroindustria internacional.

Gracias a su solidez y perspectiva visionaria, el sector cuenta con planes de inversión con miras a la ejecución de nuevos proyectos que buscan ofrecer alternativas de energía renovable, que consolidarán su posición en el desarrollo de la industria de etanol y el suministro estable de energía a través del proceso de cogeneración.

“Aunque el área de siembra de caña aumentó en un 4,8% con respecto a 2009, no tuvimos un año fácil, el invierno afectó los cultivos de caña, disminuyendo el área cosechada, que para 2010 fue de 172.421 hectáreas. Por consiguiente, la caña molida en los ingenios también se redujo y se registró en 20.272.594 toneladas”. Aseguró durante la presentación del informe, Luis Fernando Londoño Capurro, presidente de Asocaña.

Ahora bien, a pesar del impacto que ha causado la ola invernal, los altos precios internacionales del azúcar alcanzaron nuevos máximos históricos en 2010, lo cual permitió que aunque la producción real de azúcar disminuyera, los ingresos operacionales de los ingenios se registraron en 3.56 billones de pesos presentando un incremento del 1.21% con respecto a 2009 (3,52 billones de pesos).

Sin embargo, esto no infiere un aumento en las utilidades netas de los ingenios, las cuales disminuyeron en un 2.06%. Es de precisar que los indicadores de rentabilidad, como el margen operacional y el margen de utilidad neta de los ingenios, se mantuvieron relativamente estables en 2010 frente al año anterior al ubicarse en 14,18% y 9,22%, respectivamente, lo cual demuestra que la situación financiera de los ingenios es sólida y saludable.

fuente de energía renovable para el país

Desde finales de 2005, el sector azucarero, inició la producción de alcohol carburante (etanol anhidro) a partir de biomasa, diversificando con ello su oferta de productos y aportando así alternativas de energía renovable para que el país disminuya su dependencia de los combustibles fósiles y, sobre todo, para contribuir a una mejor calidad del aire.

Es de resaltar que la adición de etanol a la gasolina disminuye las emisiones de monóxido y dióxido de carbono así como de hidrocarburos, dado que se logra una mejor combustión en los motores de los vehículos.

Durante 2010, los cinco ingenios azucareros productores de etanol, produjeron 287,1 millones de litros de alcohol carburante, contribuyendo de esta manera a la satisfacción de la demanda nacional, pues gracias a dicha producción, el programa de oxigenación de gasolina hoy llega y beneficia a los consumidores del combustible mezclado en todo el territorio nacional. La producción nacional del biocombustible llegó en 2010 a 324.6 millones de litros, cifra que hace evidente el aporte del sector azucarero al desarrollo de esta industria en el país.

Es importante señalar que el sector azucarero se ha fijado grandes metas a corto, mediano y largo plazo. Una de ellas es apalancar el desarrollo de la industria de etanol carburante para llegar a una producción de 430 millones de litros al año.

Para esto, hoy se encuentran operando cinco destilerías de alcohol carburante en el valle del rio Cauca, las cuales tienen una capacidad de producción de 1.150.000 litros de alcohol anhidro por día.

 En el segundo semestre de este año entrará en operación una ampliación adicional de 100.000 litros por día, lo que elevará la capacidad instalada total a 1.250.000 litros diarios.

“Con estas ampliaciones, para el año 2012 se podrían producir más de 412 millones de litros de alcohol, lo cual será suficiente para oxigenar el 9.2% de la gasolina del país”. Asegura Luis Fernando Londoño Capurro.

Para el segundo semestre del año 2014 se estima que entrarían en operación tres proyectos más en el sector azucarero, con una capacidad de producción adicional de 500.000 litros por día. Así, la producción de alcohol en 2014 alcanzaría los 706 millones de litros al año, sumando la entrada en operación en 2013 de las plantas de Agrifuels (Magdalena) y Bioenergy (Meta), suficiente para garantizar una mezcla de 15.8% con gasolina del país.