Medellín. Durante su participación en el II Foro Internacional Minero, componente académico de la VII Feria Internacional Minera, el ministro de Minas y Energía de Colombia, Carlos Rodado Noriega, anunció que dentro de la reforma institucional a esa cartera que prepara el Gobierno Nacional, se tiene previsto crear el Viceministerio de Minas.

El titular de la cartera energética precisó que ese es un paso indispensable para poder afrontar los retos que tiene el sector, con el fin de lograr que Colombia sea un país minero y no solamente con potencial. El otro gran paso que se debe dar es una nueva reforma al código de minas.
 
En lo que respecta a la reestructuración del Ministerio de Minas y Energía, Rodado Noriega dijo que se pretende el fortalecimiento institucional para poder responder adecuadamente a los retos que se imponen para el sector.
 
En ese sentido, el Ministro explicó a los asistentes que hoy sólo existe el Viceministerio de Minas y Energía, que no solamente tiene que atender asuntos en estas materias, sino también los relacionados con gas e hidrocarburos. Con la reforma se adiciona otro Viceministerio.
 
«Hubiese preferido que existieran tres viceministerios -minas, energía e hidrocarburos-, pero por razones presupuestales y fiscales, solamente serían dos. En vista de esa situación, pedí al Presidente Santos que un solo viceministerio se encargara de la parte minera y el otro, que se llamaría viceministerio de energía, atenderá todo lo relacionados con hidrocarburos, gas y energía», explicó el ministro Rodado ante más de 300 empresarios asistentes al panel «Políticas públicas y sociales para el desarrollo minero colombiano».
 
Nace la Agencia Nacional de Minería Sustentable

El titular de la cartera de minas y energía, explicó también que entre las reformas que se estudian, se pretende crear la Agencia Nacional de Minería Sustentable, que constaría de dos divisiones. Una se encargaría de atender todo lo relacionado con la gran minería, y la otra se orientaría hacia la mediana y la pequeña minería.
 
«La agencia administrará y promoverá la riqueza mineral del país. Se analiza si nace como una dependencia nueva o si se encarga de estas funciones a Ingeominas, que cambiaría de nombre, y que inicialmente cumplía funciones parecidas, pero que con el tiempo se le fue desvirtuando su naturaleza», explicó Rodado Noriega.
 
Igualmente, se creará una Dirección de Ambiente y Comunidades, adscrita el Ministerio, con funciones trasversales para trabajar con las ONG y comunidades nativas, y que además servirá de enlace con el Ministerio del Ambiente cuando de estos asuntos se trate. También se busca reformar la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME), que básicamente está orientada a los temas de energía y poco se ocupa de los asuntos mineros. Estas reformas institucionales deben estar listas a finales de este año, para lo cual el Gobierno ya tiene plenas facultades otorgadas por el Congreso, dijo el ministro Rodado.
 
Reforma al Código de Minas

En lo que respecta a la parte legal, el Gobierno prepara una nueva reforma al Código de Minas (Ley 685 de 2001), debido a que mediante Sentencia C-366 del 11 de mayo de 2011, la Corte Constitucional declaró inexequible la Ley 1382 de 2010, que modificaba el código vigente.
 
El Ministro destacó que la nueva Ley tiene tiene, por ejemplo, prohibiciones expresas de desarrollar actividades mineras en los páramos y en los humedales naturales, al tiempo que se restringe en los cauces activos de los ríos.
 
«La reforma que estamos estudiando, además de conservar en los contratos de concesión la póliza de cumplimiento de obligaciones mineras, adiciona una póliza de obligaciones laborales y otra de responsabilidad civil extracontractual», destacó el Ministro de Minas y Energía, Carlos Rodado Noriega.
 
Finalmente sostuvo que se endurecen las multas, que aumentan de 30 Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes (SMMLV), a 1.000 salarios y se establece el cobro de fiscalización a los títulos mineros.
 
Estos cambios son fundamentales, dijo el Ministro, para que Colombia se convierta en una potencia minera y para que mediante un gran esfuerzo, el sector incremente su contribución al PIB del 2% al 3,6%.