Schneider Electric, especialista global en gestión de la energía y líder en eficiencia energética, acaba de lanzar la nueva solución, EcoStruxure, como respuesta al ahorro energético.

 

EcoStruxure nace de la suma del potencial de las Tecnologías de la Información con los sistemas tradicionales de gestión de la energía y automatización industrial. Gracias a esta solución, desarrollada por el equipo de I+D+i de la multinacional francesa, compuesto por más de 7.500 ingenieros de 25 países distintos, Schneider Electric logra ahorros que van desde el 20% en el caso de la industria hasta el 40% en el caso de las viviendas privadas.

En los próximos años 20 años Schneider Electric prevé que la demanda mundial de energía eléctrica se duplicará y en unos 15 años más, se duplicará el consumo energético global.
Este crecimiento de la demanda, se enmarcará además en un entorno en encarecimiento del precio de la energía. Simultáneamente, será necesario reducir a la mitad las emisiones de CO2 para poder dar respuesta a los compromisos internacionales asumidos en el protocolo de Kyoto. 

Mientras en el mundo hay un debate global al respecto de cuál debe ser el mix energético que permitirá satisfacer esta demanda, Schneider Electric se alinea al lado de la Agencia Internacional de la Energía que afirma que el 57% de la reducción de las emisiones de dióxido de carbono se conseguirán gracias a una gestión más eficiente de la energía.

Con EcoStruxure, Schneider Electric ofrece la solución que permitirá conseguir esta  reducción de las emisiones y aumentar de manera exponencial la eficiencia energética en todos los estadios del proceso de generación, distribución y consumo de la misma.

EcoStruxure está concebido para dar respuesta a las necesidades de eficiencia de plantas industriales, red de distribución, centro de proceso de datos, hogares privados y en los edificios de oficinas y centros comerciales. En su concepción se ha tenido en cuenta además, uno de los cambios que ya está viviendo el sector eléctrico: las redes de distribución inteligente.

La necesidad de crear “Smart Grids”

Las “Smart Grids” buscan controlar cada punto de la red de distribución y actuar sobre ellos de forma dinámica y en tiempo real según se necesite para maximizar el uso de la energía, con el objetivo de mejorar la eficiencia energética. Pero, si bien parece claro que el futuro de la energía pasa por el “Smart Grid”, lo que no está tan claro es la forma de implementarlo.

Foto de: Olaborda (Flickr)

El despliegue de las redes “Smart Grid” requiere desarrollar todo un sistema de medida de los parámetros de funcionamiento de cada componente del “grid” desde la producción hasta el consumo en el enchufe o la toma de corriente.

Se trata de aplicar técnicas de procesamiento digital sobre todos los datos “digitalizados” en el Smart Grid para tomar decisiones en tiempo real según varíe la demanda o la generación por parte de fuentes renovables. La inteligencia del Smart Grid residirá en la red de datos, que convivirá con la red eléctrica, así como en el software desarrollado para gestionarla.

“La energía más barata es la que se aprende a ahorrar” es uno de los eslóganes de Schneider Electric, que también adopta como unidad de medida el “Negavatio”, entendido como la energía que no se gasta. Por cada unidad de energía que se gasta, se invierten tres en generarla. Así que el ahorro más importante se da cuando no se consume energía, pues no sólo se ahorra la que no se ha gastado, sino la que no se emplea en generarla, que suponen una cantidad tres veces mayor.

La propuesta “YA” de Schneider Electric

Teóricamente el planteamiento del “Smart Grid” es perfecto, pero aún está lejos su implementación universal, y a estas alturas sólo hay proyectos piloto.
Llegue el “Smart Grid” antes o después, Schneider Electric ha tomado la iniciativa y puesto en marcha su propia estrategia en aras de afrontar el reto real, presente y acuciante de la energía. Con la nueva propuesta de soluciones de automatización, la compañía pasa de una Gestión Energética Pasiva a la Gestión Energética Activa.

Para alcanzar este objetivo Schneider Electric ha identificado todas las piezas que intervienen en el rompecabezas de la energía y las ha ido coleccionando en forma de adquisiciones y alianzas, o en forma de desarrollos propios diseñados a la medida de las necesidades que se detectan en la etapa de auditoría y medición energética dentro del ciclo de la Gestión Energética Activa. Empresas como APC, Pelco, Xantrex, Juno Lightning y más recientemente Areva T&D, son ejemplos de adquisiciones que han permitido a Schneider Electric completar el rompecabezas de la eficiencia energética (EE) junto con la adopción e integración de las Tecnologías de la Información y las comunicaciones en la cadena de valor de la Energía.

Un elemento clave para entender EcoStruxure es la convergencia entre las Tecnologías de la Información y la Energía, que ahora pasa a ser Energía Inteligente y digital. Schneider Electric también apuesta por la digitalización de la Energía, y en la práctica EcoStruxure se integra en el Smart Grid, pero con una ventaja fundamental: EcoStruxure es realidad ya y las actividades relacionadas con la gestión activa de la eficiencia suponen un volumen de negocio dentro de la compañía de más del 7%.

La clave de EcoStruxure radica en que el cliente sólo ve precisamente eso: la solución. El trabajo de Schneider Electric ha sido ocultar la complejidad de todo el entramado de infraestructuras, comunicaciones y pasarelas de interconexión entre los múltiples sistemas que intervienen en la gestión de los procesos industriales, la automatización de edificios, la distribución de la energía, el mantenimiento de centros de datos o la optimización del hogar.

Esa complejidad existe y es real, pero el cliente, en última instancia, sólo se enfrenta a una pantalla de gestión integral y unificada desde la cual monitorizar y parametrizar todos los procesos y sistemas. La sinergia entre hardware y software, incorporada dentro del contexto de la convergencia entre las Tecnologías de la Información y la Energía, está detrás de estos logros. Las Arquitecturas Orientadas a Servicios (SoA).