Bogotá. De acuerdo con el análisis de la entidad, la economía colombiana crecerá 4,7 en 2014. Sectores como infraestructura y  construcción de edificaciones serán determinantes. 

Para BBVA Research, la economía colombiana crecerá en 2014 del orden de 4,7%. De este modo, se espera que el país crezca 5,2% durante el primer semestre del año como resultado de la recuperación gradual de los componentes del PIB. Mientras que para el  segundo semestre, la entidad estima un crecimiento del  4,1% debido a un  menor apoyo del gasto público.

“Lo que hemos visto es que la recuperación del consumo privado e impulso de las obras civiles serán decisivos en 2014. En el caso del consumo, vemos un repunte moderado del consumo de alimentos, que tiene una participación cercana al 30% del gasto total del hogar, y al mejor balance del gasto en bienes durables, que tiene  un fuerte dinamismo. A tal punto que hemos aumentado las proyecciones del consumo privado de 2014 a 4,4%”, comentó Juana Téllez, economista jefe de BBVA Colombia.

Así mismo, un elemento esencial en el mantenimiento de la dinámica económica será la recuperación de los bienes durables producida de algún modo, por  la mayor transmisión de las bajas tasas de interés del Banco de la República sobre las decisiones de consumo y su efecto positivo sobre la aceleración del crédito. “En efecto, desde abril pasado el crecimiento anual de los desembolsos de consumo pasaron de crecer sólo 2,5% al 14% actual”, señaló la economista.

Por otra parte, según previsiones de BBVA Research, el gasto público en inversión seguirá siendo dinámico en 2014 (7,6%). “En los dos años, el PIB con obras civiles será superior aunque su aporte se reducirá significativamente en el segundo semestre de 2014. Este menor gasto público será el resultado del inicio del nuevo período presidencial (2014 – 2018) y el mayor empuje que se le da a la ejecución en el período previo a las elecciones”, agregó Téllez.

La inversión total también crecerá por encima del PIB. “No obstante, hemos reducido su perspectiva para 2014, pensando en una recuperación más lenta de la producción de la industria y un cierre más demorado de sus excesos de capacidad instalada. En total, la inversión fija para 2013 y 2014 crecerá 6,3% y 7,1%”, afirmó la economista jefe de BBVA Colombia.

Por su parte, las exportaciones retomarán lentamente su dinámica a lo largo de 2014, de acuerdo con las estimaciones de BBVA Research, y si bien no se consolidarán hasta el año 2015, se espera que el año próximo aumenten en un 5,8%, gracias al mejor balance de la industria y la superación de algunos cuellos de botella internos que afectaron la producción minera este año.

Esto como consecuencia, de que al final de 2014 y, principalmente, en 2015 se empezarán a observar con mayor fuerza los efectos positivos de los tratados de libre comercio con países desarrollados y con los emergentes. De este modo, se espera una mayor demanda desde Estados Unidos y Europa por los mejores resultados en materia de crecimiento económico, además los precios de las materias primas se mantendrán elevados por el buen comportamiento de Asia. Y por otra parte, es posible una mayor tasa de penetración de las exportaciones regionales, principalmente hacia los países que conforman la Alianza del Pacífico.

“Sin duda este nuevo panorama en materia de comercio internacional  determinará un cambio en la tendencia reciente de la oferta exportadora, que ha estado concentrado en petróleo, carbón, café y níquel, dejando espacio para que ganen participación los productos manufacturados”, señaló Téllez.

En lo que respecta a la inflación, de acuerdo con las estimaciones de BBVA Research, durante 2014 se dará en un cambio de postura de política monetaria acercando gradualmente a la economía a su tasa de equilibrio en un escenario de inflación que se acerca a su meta de largo plazo.

Impacto moderado por retorno a niveles de equilibro de la liquidez mundial

El análisis de BBVA Research hace referencia también a que al momento de concretarse la menor compra de bonos por parte de la FED podría darse un nuevo aumento en la volatilidad en los flujos netos de capitales y una reducción en las entradas netas semanales. “No obstante. los mercados pudieron anticipar parte del nerviosismo en los meses pasados y esto permitirá que las presiones sean moderadas sobre la balanza cambiaria una vez haya menor liquidez global”, manifestó Juana Téllez, economista jefe de BBVA Research.

De acuerdo con el informe, la economía colombiana está preparada para crecer bien en un mundo con vientos de cola menos favorables para los países emergentes. Menores niveles de liquidez global, rebalanceo de los portafolios de inversión a nivel global  y disminución de los términos de intercambio, serán afrontados positivamente por la economía por una combinación de fuentes de crecimiento internas y aprovechamiento de los tratados de libre comercio y nuevos mercados y destinos para las exportaciones.

“En el caso de Colombia las buenas noticias sobre el crecimiento en Estados Unidos, que van de la mano con el retiro del estímulo monetario, son buenas noticias para nosotros. Estados Unidos es nuestro principal socio comercial y ahora si podremos aprovechar con más fuerza el tratado de libre comercio con ellos”, recalcó la economista.

A mediano plazo, la economía enfrenta retos para crecer más y ser más productiva

BBVA Research destacó que la economía colombiana enfrenta una serie de retos en los próximos años. Por un lado, una más lenta de lo esperada recuperación de la industria afectada a su vez por un entorno global que mine las perspectivas de crecimiento de las exportaciones afectando los niveles de confianza de los hogares y empresas.

Así mismo, una ejecución deficiente de las obras civiles durante  2014 podría impedir la recuperación del empleo asalariado y los avances en competitividad derivados de las nuevas construcciones. “Estos episodios aún tienen una baja probabilidad de ocurrencia, pero reducirían nuestras previsiones de crecimiento para 2014”, señaló la economista jefe de BBVA Colombia. 

Finalmente, Téllez anotó que es tiempo de pensar nuevamente en aumentos consistentes en la productividad del país. “Este tema tiene que incluirse en una agenda de política pública y hacer parte de las reformas de nueva generación. Las discusiones debería centrarse hacia adelante en las mejoras necesarias en educación, administración de justicia, recaudo fiscal, entre otras”, concluyó.