Cartagena, Bolívar. El país debe emigrar a los Planes Departamentales de Agua de Segunda Generación, ya que la actual estructura operativa no es viable para todas las regiones.

 

 

El anunció lo hizo la ministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, Beatriz Uribe Botero, al indicar que el agua potable y saneamiento básico para los colombianos, es el reto de este cuatrenio en el Plan Nacional de Desarrollo: Prosperidad para Todos.

A la fecha, a nivel nacional se han priorizado en los Comités Directivos de los PDA un total de 1.099 proyectos de inversión por $1,99 billones. Por Ventanilla Única se han viabilizado 292 proyectos por más de $898 mil millones.

La titular de la Cartera informó que del total de proyectos radicados en Ventanilla Única (439), el 80% se devuelven por presentar falencias técnicas en su diseño y costos, lo que refleja una importante debilidad técnica de las regiones.

Problemas como la calidad de los estudios técnicos y la posible demora en la viabilización de proyectos en Ventanilla Única, la lentitud en la ejecución, la disponibilidad financiera y la cobertura rural, están presentes, indicó Uribe Botero, durante la instalación del Séptimo Congreso Nacional de Infraestructura realizado en Cartagena.

Señaló que los departamentos, por su parte, han contratado 17 gerencias asesoras por un valor de $89 mil millones. Así mismo, han contratado $121,7 mil millones para la elaboración de estudios y diseños, lo que se materializaría en una inversión de $2,4 billones en obras.

“El país no quiere más plata en burocracia. El país quiere más plata en obras y en asegurar la operación responsable y eficiente de los servicios públicos de agua, alcantarillado y aseo, con tarifas justas” enfatizó la Ministra de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial.

 “Las capacidades institucionales y financieras de cada región varían. Lo propio ocurre con las diferencias geográficas que exigen distintas soluciones que reconozcan las particularidades del país” agregó.
Los PDA de Segunda Generación tienen cuatro objetivos: visión regional, reconociendo la particularidad territorial. Solución integral y regional de residuos, buen gobierno para la gestión de agua y saneamiento y regulación que impulse la equidad social.

“Somos conscientes de la necesidad de que el sector de agua potable y saneamiento básico, riel de la locomotora de vivienda, sea el aceite que acelere nuestra locomotora al ritmo de la gestión que imprime el Presidente Santos” puntualizó.