El lanzamiento del Tercer Censo Nacional Agropecuario de Colombia, marca un punto de partida para el sector rural, al dotarlo de una herramienta fundamental en la formulación de políticas públicas y privadas.

 

Así lo señalaron el Ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Camilo Restrepo Salazar y el director del DANE, Jorge Bustamante.

“En materia agrícola, ganadera y social del agro colombiano, nos disponemos a realizar el tránsito de un vuelo meramente a ojímetro hacia un vuelo acompañado de los más modernos radares e instrumentos de alta tecnología”, dijo el jefe de la cartera agropecuaria al ilustrar la importancia del Censo. 

El Gobierno busca actualizar la información estadística del sector agropecuario, acuícola, forestal y ambiental, como quiera que el último censo agropecuario se realizó en Colombia en 1970, señaló el Ministro Restrepo, quien además destacó la importancia que otorgan países como Estados Unidos, Argentina, etc. a este tipo de estudios estadísticos.

El jefe de la cartera agropecuaria indicó que con el censo, los colombianos podremos saber que producción tenemos  de cultivos transitorios, permanentes y plantaciones forestales.  Cuál es nuestra producción pecuaria. Qué prácticas agropecuarias, acuícolas y forestales se desarrollan en nuestro territorio. Que mano de obra se utiliza en la producción agropecuaria, acuícola y forestal.

“El censo agropecuario nos permitirá conocer quién es, como es y cuál es el perfil del hombre, la mujer y la familia colombiana que ocupan ese territorio nacional conformado por aproximadamente 114 millones de hectáreas, cinco de ellas, mal contadas, dedicadas a la agricultura”, indicó Restrepo.
 
Se podrán identificar las formas en que los habitantes del campo acceden a mecanismos de aseguramiento y crédito, a la asistencia técnica y a las tecnologías modernas de producción; al igual, que a los canales de comercialización de la unidad productora agropecuaria.

Otros objetivos del censo tienen que ver con la construcción de un marco geoestadístico; la identificación de productores agropecuarios y la estructura del hogar; saber el número y tamaño de las unidades productoras agropecuarias, el uso de la tierra y el régimen de tenencia de las tierras de las unidades productoras agropecuarias.

Conocer la realidad de la infraestructura, maquinaria y equipo asociado a la actividad agropecuaria, pesquera, acuícola y forestal con que cuenta el sector.  Así mismo, iidentificar y cuantificar las formas de organización e integración de la producción agropecuaria.

Con los datos recolectados en el censo se podrán construir indicadores ambientales, de sustentabilidad de la producción agropecuaria y de los recursos naturales. Además de un recuento de vivienda en el área rural.

Otro tema a medir es la actividad agropecuaria, acuícola y forestal en los resguardos indígenas y territorios colectivos de comunidades negras legalmente constituidos.

El censo se realizará en tres fases: una primera en lo que resta del año y el 2012, correspondiente al diseño, planeación, concertación, tecnología  a utilizar; en la segunda fase o etapa censal, que se realizará en el 2013, concierne a la sensibilización, capacitación y la recolección de  la información (propuesta para ser realizada entre agosto y diciembre de ese año. Y, la tercera fase, o la evaluación y publicación de los resultados será en 2014.

Finalmente, el funcionario manifestó: “sin duda alguna, si tenemos buena información estadística, tendremos una mejor agricultura, una mejor ganadería y un mejor entendimiento del campo colombiano”; esto lo señaló el ministro parafraseando al Barón Luis, financista de la Francia de la Restauración del siglo XIX, quien dijo “Dadme buena política y os daré buenas finanzas”.