La ley de eliminación de trámites expedido ´por el gobierno otorga alivios al sector de la construcción, según un análisis de la Cámara Colombiana de la Construcción.

 

 “En el proceso de expedición de licencias de construcción se ahorrarán tiempo y trámites los constructores, también se agilizará la habilitación del suelo porque  se acotó el tiempo de adopción de los planes parciales, puesto que se introdujo la figura del silencio administrativo positivo, estas disposiciones y otras más que contempla el Decreto Ley anti-trámites representan un gran paso del Gobierno Nacional para fortalecer la producción de vivienda y combatir la ilegalidad.” Sostuvo Sandra Forero Ramírez, Presidente de Camacol al referirse al decreto ley 19 del 10 de enero de 2012 de eliminación y racionalización de trámites.

La dirigente gremial destacó que esta medida es el resultado de un trabajo serio liderado por  el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio con la participación del sector privado. Así mismo dijo que el gremio constructor se une a la cruzada anti-trámites promovida por el Presidente Juan Manuel Santos y  que colaborará activamente en la divulgación de esta norma para que los empresarios la incorporen rápidamente dentro de sus procesos y mecanismos de sistemas de calidad.

Puntos  claves del decreto Ley para la construcción

Concretamente esta medida beneficia el proceso de expedición de licencias. De ahora en adelante las licencias urbanísticas deberán resolverse exclusivamente con los requisitos fijados por las normas nacionales que reglamentan su trámite. Los municipios y distritos no podrán establecer ni exigir requisitos adicionales. Esta medida le ahorrará a los constructores tiempo y trámites,  pues hay ciudades en las que previamente al solicitar la licencia se deben surtir al menos 70 trámites adicionales a los establecidos en las normas nacionales.

En cuanto a la plusvalía se destaca  que el interesado sabrá desde un principio si el predio de su interés es objeto o no de plusvalía y cuál es el monto aproximado de la misma.  Este monto se definirá exactamente sobre el  número de metros cuadrados finales cuando se obtenga la licencia. Trámite que actualmente en algunas ciudades se demora hasta un año. “Con esta claridad y la obligación de acreditar su pago antes de obtener la licencia o trasladar el dominio del inmueble, gana el particular, el empresario y la ciudad” opinó la Presidente de Camacol.

De igual manera, este nuevo decreto ley agiliza la habilitación del suelo.  Sobre este tema se resalta que se fortalecen los planes parciales sin que continúe siendo un cuello de botella para contar con suelo habilitado. Así mismo, el Plan Parcial debe incorporar todos los elementos que garanticen la mitigación de impactos, sin que en su ejecución se puedan exigir  la adopción de instrumentos de planeamiento adicionales.

Además, establece que al ser los POT vigentes el marco para la asignación de usos y tratamientos, la modificación del mismo no altera la vigencia del Plan Parcial ni su adopción debe pasar por los concejos municipales.

Otro importante logro es el avance en la estabilidad jurídica donde se garantiza que se respeten los procesos y actuaciones que se hayan desarrollado antes de cualquier modificación de normas.  Por ejemplo, en cuanto a las licencias urbanísticas, que son el soporte jurídico de cualquier actuación de los constructores legales se establece que el otorgamiento de la licencia implica la adquisición de derechos de desarrollo y de construcción.

Finalmente, la Presidente de Camacol, Sandra Forero Ramírez hizo un llamado a las administraciones municipales y distritales para que implementen la aplicación de este decreto ley  rápidamente, así mismo pidió a  las entidades de control (personerías y procuradurías regionales) supervisar su debida aplicación por parte de los funcionarios públicos.