Los recientes resultados del PIB de edificaciones muestran positivas señales de recuperación del sector.

 

Para el cuarto trimestre de 2010, el DANE reportó un crecimiento anual de la actividad de 9,3%, que  en términos trimestrales representó una variación de 11,2%. Con estas  cifras del cuarto trimestre, los resultados del producto para el consolidado del año 2010 registraron una variación anual de -3,3%.
 
“Este positivo cambio en la tendencia era previsible porque  según el Censo de Edificaciones, insumo básico en la contabilización del PIB del sector, los metros construidos en el último trimestre del año crecieron 7,2% en vivienda y 3,2% en los destinos no habitacionales frente al mismo trimestre de 2009” sostuvo Martha Pinto de de Hart, Presidente Ejecutiva de Camacol.
 
El comportamiento de la construcción de edificaciones no residenciales es congruente con el mejor desempeño económico  que se ha venido observando, particularmente en los sectores de comercio e industria.
 
“En el caso de la construcción residencial, el positivo impulso que se está dando a la vivienda social a través de los macroproyectos comienza a aportar sus resultados en el PIB del sector; lo cual implica que para continuar con esta dinámica es fundamental garantizar la existencia de los subsidios de vivienda tanto en los macroproyectos que se desarrollan actualmente como en los que se ejecutarán en el futuro próximo”. Concluyó la dirigente gremial.
 
Así mismo, para el cuarto trimestre del año, el otro gran componente de la construcción, es decir, las obras civiles crecieron en 6,1% en términos anuales y de 10,0% frente al trimestre anterior. Con estos resultados el componente de obras civiles creció 6,2% durante todo 2010. De esta forma, el agregado de construcción (obras civiles y edificaciones) cerró el año 2010 con una crecimiento positivo de 1,9%.