Experiencias basadas en los sentidos es quizás una de las apuestas más importantes del proyecto METRO 127.

 

Por ello, desde el ingreso, el complejo hotelero y comercial transporta a sus visitantes a un lugar fresco y amable. Un sitio en el que imperan el arte, la música y el color.

Conformado por un moderno hotel Sonesta de 126 habitaciones y un centro de entretenimiento comercial con 33 establecimientos de salud, belleza y gastronomía, METRO 127 no pretende evocar el pasado, sino imponer un estilo joven en una de las esquinas más dinámicas de la ciudad.

Diseñado por el grupo Lab, con los conceptos de arquitectura verde y sostenibilidad ambiental de kubik verde vertical, no hay otro lugar en Bogotá que se le parezca a este oasis que irrumpe en medio de una urbe congestionada y ruidosa.

El área comercial se define espacialmente por el gran atrio de seis pisos de altura, cuyos tres primeros pisos se unifican conceptualmente gracias a la utilización de los enchapes en madera de teka, mientras el resto de los niveles de habitaciones hoteleras destacan con una gran textura de persiana, también en teka.

Este material del atrio tiene como elemento contrastante el gran muro vegetal, que le confiere a todo este espacio su originalidad y espectacularidad, con lo que se reafirma el carácter cosmopolita y vanguardista de toda la edificación.

Concepto central: el minimalismo, los espacios modernos, la sostenibilidad y los toques cosmopolitas son algunos de los criterios que forman parte del concepto arquitectónico.

Materiales: Metro 127 ofrece en sus diversos espacios y áreas comunes una interesante combinación de materiales, entre clásicos y de vanguardia, que complementados con una iluminación cálida y seductora producen una experiencia placentera en donde el huésped y el cliente de comercio se sienten a sus anchas en un sitio íntimo y acogedor.

El manejo de texturas y colores de los espacios es dado por la utilización de materiales como la madera de teka, la chapilla de flormorado mallado, el mármol blanco, los vidrios de colores, los papeles de colgadura y los cielos rasos blancos para acentuar los efectos de la iluminación.

Jardín vertical urbano: uno de los aspectos más resaltantes en el diseño de Metro 127 es su jardín urbano vertical kubik verde vertical (el más grande de América Latina), el cual, gracias a su aporte de verde vegetal natural dentro de los espacios internos, surge como otro material con su propia textura, que le confiere a la edificación un carácter especial, actual, fresco y que transmite serenidad. Su énfasis principal se ubica en el vacío que unifica el área comercial y el hotel, como muro vertical. Esta temática se repite nuevamente en el lobby del hotel sirviendo como telón de fondo al área de recibo, unificando de esta manera conceptualmente todo el proyecto.

Iluminación

El concepto de iluminación que se manejó en los diversos espacios, tanto del centro comercial como del hotel, logran generar atmósferas y ambientes que resaltan las texturas y el fino mobiliario dentro de un concepto general de luz ambiental.

Se proponen dos criterios: por una parte se utilizan apliques que iluminan uniformemente canales verticales en la pared. Este recurso se usa principalmente en los corredores de las habitaciones del hotel, generando una atmósfera dinámica a todo lo largo de estos espacios públicos.

A su vez, la luz horizontal sale por una serie de ranuras en las paredes, creando un ambiente sutil de luz que baña texturas y acentúa espacios. El manejo de plafones iluminados se limita sólo a puntos específicos de áreas comunes y en habitaciones. El complemento perfecto de esta iluminación está dado por las grandes lámparas colgantes con diseño especial que se encuentran ubicadas en el gran atrio comercial de seis pisos de altura y en el lobby.

Sustentabilidad: este innovador proyecto arquitectónico de excelente ubicación en el norte de Bogotá, integra conceptos minimalistas y de espacios modernos, combinado con criterios ambientales de arquitectura verde dentro de un lenguaje cosmopolita y metropolitano.

Entre los criterios de arquitectura sustentable, Metro 127 integra un manejo eficaz del agua, con sanitarios de bajo consumo, manejo eficaz de energía, mediante iluminación LED en corredores y habitaciones, control auditivo de los niveles de ruido y aislamiento térmico, a través de doble ventanería, eficacia en equipos de aire acondicionado y utilización de maderas de reforestación.

Acogedor Lobby Bar: El lobby del hotel Sonesta es el espacio donde mejor se aprecia el fino trabajo de diseño interior de Metro 127, ya que al ser el lugar donde se recibe a visitantes y huéspedes, ha sido concebido como un sitio grato y amable, donde destaca la presencia del Lobby Bar, punto de encuentro para socializar, compartir momentos agradables y liberar tensiones. El ambiente acogedor se ve acentuado por la presencia del muro verde o jardín vertical, la calidez del fuego de la chimenea, la textura de las columnas en mosaico de cobre y la chapilla de flormorado mallado en las paredes.

Las suites: en las suites del hotel el ambiente contemporáneo se logra mediante un mobiliario sobrio y moderno a la vez, así como mediante el manejo de la luz ambiental y un elemento de recordación: la cama con su plafón colgante. En el mueble horizontal frente a la cama se disponen los elementos necesarios para las instalaciones de TV, DVD, comunicaciones e iluminación del escritorio.
Todo lo que un ejecutivo requiera lo encuentra en Metro 127: habitaciones que suplen sus necesidades laborales, dándole todas las herramientas de tecnología y comunicaciones; una oferta comercial con las mejores opciones de relax, gastronomía y entretenimiento, y para cuando deba descansar: habitaciones cero luz y cero ruido. En Metro 127 tendrá todo lo que necesita sin tener que salir.