La gran acogida que ha tenido el modelo de Credifamilia en Colombia (cuyo objetivo es brindar soluciones de crédito para la compra de vivienda nueva de interés social), es una muestra clara de que la especialización en el segmento de crédito es una buena alternativa para impulsar los diferentes sectores de la economía.

Muestra de ello, es que en tres meses de operación se han aprobado más de 250 créditos por valor de 6.000 millones de pesos en promedio, que sumados a las solicitudes que están en estudio hacen prever que este año se van a superar las metas previstas por la compañía.
A la fecha, Credifamilia tiene convenio con 26 proyectos de vivienda en todo el país  mediante los cuales se ha logrado llegar a un mayor número de personas que demandan Vivienda de Interés Social.

Alianza con Colsubsidio y con Almacenes Éxito

Con la visión de contribuir a impulsar la locomotora de la construcción y lograr que más familias tengan acceso real a la compra de vivienda, Credifamilia acaba de concretar dos importantes alianzas estratégicas.

La primera, con la caja de compensación Colsubsidio para financiar los proyectos de vivienda social que ofrece Colsubsidio y la segunda, con Almacenes Éxito para que los clientes de Credifamilia puedan pagar la cuota de sus créditos en los supermercados Éxito y Surtimax.

De esta forma, Credifamilia hace presencia actualmente en 26 proyectos de vivienda social y continúa con la estrategia de expansión para incrementar la participación en todas las ciudades del país.
Uno de los beneficios que más ha llamado la atención del modelo de credifamilia es la posibilidad de acceder a una vivienda de menor valor en caso de alguna ‘emergencia económica familiar’. Esto quiere decir que si el tomador del crédito pierde su empleo y no puede seguir pagando las cuotas establecidas tiene la posibilidad de elegir un tipo de vivienda más económica para reducir las cuotas del crédito y organizar su flujo de caja.

Esta comunicación clara y directa hacia el público, ha permitido generar una mayor confianza en las personas y motivar la compra de vivienda a través de financiación, lo que –sin duda- se convierte en un beneficio para dinamizar tanto el sector de la construcción como el financiero.
La experiencia internacional ha demostrado que cuando se crean mecanismos claros y eficientes es posible brindar acceso real a la compra de vivienda.

Programa para taxistas 

En su misión de generar mayores oportunidades para todas las personas de bajos ingresos económicos y en todos los rincones del país, Credifamilia inició hace un mes un programa especial para los conductores de taxi, mediante el cual les ofrece la posibilidad de acceder a crédito para vivienda, sin necesidad de presentar un codeudor.

La mecánica para acceder a este beneficio consiste en abrir una cuenta de ahorros y comprometerse a guardar un dinero fijo mensual durante seis meses, durante los cuales la entidad evaluará la disciplina de la persona para consignar en las fechas establecidas el valor pactado. Con base en esto, la entidad hace el estudio de crédito y asesora al interesado para que pueda llevar a feliz término su solicitud de crédito.

La meta de Credifamilia es seguir afianzando este tipo de programas con la visión de generar mayores oportunidades para financiar la compra de Vivienda de Interés Social (VIS) nueva y contribuir con la meta que tiene el gobierno para generar un millón de viviendas en el cuatrienio.

Para esto, Credifamilia tiene una línea dirigida a trabajadores independientes, mediante la cual se han aprobado créditos a taxistas, empleadas domésticas, tenderos y otras personas que por su condición de independientes no son sujetos de crédito en el sistema financiero tradicional.
Hoy, el 10% de los 250 créditos por valor de 6.000 millones de pesos, que han sido aprobados por Credifamilia se dirigen a esta población.