“Bogotá cuenta con desafíos de enorme importancia en temas de gestión de suelo,  construcción de vivienda, movilidad e infraestructura de servicios públicos para el desarrollo, ante lo cual hace necesario afianzar el trabajo público-privado para avanzar en el cumplimiento de las metas”.

 

Con estas palabras, el presidente de la Junta Directiva de Camacol Bogotá y Cundinamarca, Juan Antonio Pardo Soto, le dio la bienvenida al alcalde de Bogotá Samuel Moreno, quien participó en la primera jornada de la XLV Asamblea de afiliados del Gremio.

En opinión de Camacol Bogotá y Cundinamarca, si bien en la presente administración se han dado avances importantes para superar los problemas que tiene la ciudad en materia de vivienda, aún es necesario avanzar hacia la búsqueda de acciones concretas como: definir con claridad las determinantes ambientales para los planes parciales, la eliminación de la predelimitación de los mismos y los incentivos a la segregación de dotacionales.

Adicionalmente, la gerente de Camacol Bogotá y Cundinamarca, Sandra Forero Ramírez, señaló que se debe avanzar en la reglamentación de los aspectos pendientes, en particular en temas como el desarrollo de mecanismos que aseguren el buen funcionamiento del mercado de derechos de edificabilidad.

Foto de: (Casa Prima Flickr)

Un segundo elemento está relacionado con la operación Nuevo Usme. En opinión de Camacol Bogotá y Cundinamarca, si bien es fundamental seguir avanzando en el proceso de incorporación del suelo, mediante la adopción de nuevos planes parciales como los planteados por la Administración para 2011, también es prioritario asegurar un desarrollo rápido de las operaciones ya adoptadas.

 

Frente a la intención de incorporar en lo que resta del año más de 250 hectáreas de suelo de desarrollo, a través de la adopción de siete planes parciales, insistió en la necesidad de que no solamente se adopten los decretos, sino que se cuente con el compromiso de las diferentes entidades distritales para habilitar rápidamente este suelo. Para el gremio, los avances que se den en 2011 en estos tres frentes serán definitivos, pues sentarán las bases que garantizarán el suelo que se necesita en el corto y mediano plazo. Solo así podremos atender las urgentes necesidades de vivienda de la población, reducir parcialmente las presiones que existen en el mercado de la tierra, y atacar frontalmente la ilegalidad, que resulta tan costosa para ciudad en términos económicos y de bienestar.