El presidente de Asofondos, Santiago Montenegro, es un convencido de que la inversión en proyectos de construcción e infraestructura ofrece grandes rentabilidades para cualquier inversionista.

 

No en vano, destaca que los fondos de pensiones han invertido en los últimos años 18 billones de pesos en este tipo de proyectos.

Aunque la actividad se ha centrado en el sector minero energético, Asofondos avanza en un proyecto que busca identificar nuevos segmentos de inversión y en este sentido, la construcción se perfila como uno de los más atractivos.

La afirmación se hizo durante el Foro ‘Inversión Institucional en el Sector Edificador Colombiano’, en el que la Presidente Ejecutiva de Camacol, Martha Pinto de de Hart, hizo un llamado a los inversionistas institucionales para que consideren el sector edificador como alternativa de inversión, sin dejar de lado su deber fiduciario.

“Queremos generar una dinámica que nos permita identificar y superar las brechas que en la práctica están privando a los inversionistas institucionales de incluir en sus portafolios un tipo de activo idóneo por sus características de riesgo, retorno y plazo, en el contexto de una economía con baja capacidad de ahorro como la colombiana”, afirma Martha Pinto.

Montenegro coincide en esta apreciación y agrega que “si bien es cierto que en Colombia no se han logrado estructurar muy bien los proyectos para atraer la inversión en construcción, el país va por muy buen camino y que  el Gobierno está haciendo esfuerzos importantes en la materia”.

En este sentido, Asofondos ve con interés las buenas prácticas internacionales de las cuales Colombia pueda tomar las mejores lecciones, pues considera que hay beneficios importantes con este tipo de inversiones como por ejemplo: tener más activos comerciales y encontrar la posibilidad de obtener rendimientos adicionales.

Montenegro considera que el país aún está muy atrasado en infraestructura de distinto tipo y que hay necesidades muy grandes en materia de construcción, lo que representa una gran oportunidad para los inversionistas.

Destaca que hasta hace dos décadas la inversión extranjera en el mundo  era inexistente y hoy está disparada. Igual ha sucedido en otros sectores como el de telecomunicaciones. Sin embargo, no se han podido lograr crecimientos de este estilo en el sector de la construcción. “Entonces el reto que existe frente a esta importante locomotora, que genera empleo, oportunidades y riqueza para el país es inmenso”, sostiene Montenegro.

No obstante, llama la atención en que la situación fiscal seguirá siendo estrecha y no se puede esperar una dependencia grande del Gobierno Nacional para impulsar la inversión en edificación. Es por esta razón que hace una invitación pública a todos los empresarios del sector para buscar mecanismos que permitan dinamizar aún más las inversiones en la construcción y permitir la entrada de nuevos inversionistas.

“Tenemos un gran interés en el sector de la construcción y tenemos espacio para crecer, lo importante es seguir trabajando conjuntamente para mirar cómo podemos solucionar todos estos problemas que aún tiene el país”, puntualizó.

En esto está totalmente de acuerdo la Presidenta Ejecutiva de Camacol, Martha Pinto, quien además destaca el gran fortalecimiento que ha logrado el sector tras la crisis de vivienda de finales de los años 90. “Atrás quedaron los riesgos inherentes al deterioro de la cartera hipotecaria, al aumento acelerado de los precios y al sobreendeudamento de los hogares. Hoy, tenemos unos rendimientos interesantes en las inversiones de vivienda, con la ventaja que tienen una menor volatilidad frente a otros activos.