Un estudio realizado por Coordenada Urbana (el área de investigaciones de la Cámara Colombiana de la Construcción – Camacol), evidencia el buen desempeño que registró la actividad edificadora durante el 2010, especialmente en materia de vivienda, donde se registró un crecimiento de 22% frente al año 2009.

 

De acuerdo con el estudio, el año pasado se lanzaron 87.114 nuevas unidades de vivienda en todo el país, de los cuales 43.298 correspondieron  a Bogotá y Soacha.

Un aspecto interesante que encontró Coordenada Urbana en el caso de Bogotá y la región  es que el mayor número de estos lanzamientos (21.901) correspondió a unidades de vivienda cuyos precios oscilan entre 70 y 135 salarios mínimos legales vigentes, es decir entre 40 y 69 millones de pesos en promedio. Esta cifra representó un incremento de 41% frente al año anterior cuando se lanzaron 15.000 unidades habitacionales en este rango.

El segundo segmento que presentó mayores lanzamientos (5.641) fue el de viviendas cuyo precio está entre 70 y 121 millones de pesos. No obstante, la oferta en este rango de precio tuvo una reducción de 30%.

Otro factor que llama la atención es el incremento de 104% anual en el número de viviendas con precios que van desde los 276 millones de pesos, hasta los 327 millones de pesos, siendo éste el mayor incremento en el número  de lanzamientos realizados el año pasado, los cuales corresponden a cuatro proyectos específicos.

Al hacer un análisis por zonas, Coordenada Urbana encontró que Soacha, Modelia, Abastos, Tunjuelito y Mazuren, concentraron el mayor número de nuevos lanzamientos.

Entre tanto, los resultados del estudio sobre ‘Demanda de Vivienda’, que realiza Camacol Bogotá y Cundinamarca, reflejan el creciente interés de las personas por comprar vivienda propia. Actualmente hay 193.000 hogares buscando vivienda, es decir 34,9% más que en el mismo período del año pasado, cuando la cifra era de 143.000 hogares, lo cual es muy positivo y demuestra el gran potencial que tiene el sector de la construcción.

Expectativas para el 2011

La tendencia de recuperación de la actividad edificadora de vivienda, que comenzó con fuerza en 2010, seguirá a lo largo de todo el 2011. Consecuente con ello, el ritmo de valorización que ha traído la ciudad desde comienzos de la década pasada, se consolidará, esta vez en zonas de estratos medios y altos.

Los nuevos impulsos a la demanda de vivienda anunciados por el Gobierno Nacional -relacionados con una extensión al subsidio a la tasa de interés para viviendas con precios inferiores a los $180 millones-, junto con la consolidación de una recuperación de la economía que, como en ciclos pasados, impulse la decisión de compra de vivienda por parte de las familias, redundarán en un sector que cada vez tendrá mejor dinámica.