En los últimos diez años la inversión del sector gas natural en Colombia ascendió a US$ 2.190 millones en producción, transporte y distribución, un nivel histórico que confirma el compromiso general de toda la cadena por desarrollar inversiones.

En la doceava versión del “Informe del Sector Gas Natural 2010: Un Balance de la Década”, preparado y presentado anualmente por Promigas, se consolidaron los hechos y cifras más relevantes que acontecieron durante los primeros 10 años del siglo que comienza.

El documento ilustra un periodo en el cual se corroboran los avances del sector, principalmente, en cuanto al número de usuarios residenciales de estratos de menores recursos, la continuidad en el desarrollo del Gas Natural Vehicular -GNV-, el respaldo de las termoeléctricas, entre otros hechos que conducen a la conclusión de que estos logros han sido el resultado de la alianza y el compromiso del Estado y la empresa privada, medido, primordialmente, por el nivel de inversión realizado en los diferentes eslabones de la cadena del gas natural en Colombia.

“Nuevamente este año Promigas entrega a todos los actores del sector gas natural en Colombia información amplia y confiable sobre el panorama y la evolución del gas natural en el país, la región y el mundo. Una de las conclusiones más importantes que encontramos es que este combustible a nivel mundial se está posicionando como una fuente de energía competitiva gracias a las ventajas que ofrece, como sus menores costos al usuario final y el impacto positivo sobre el medio ambiente”, afirmó Antonio Celia Martínez-Aparicio, Presidente de Promigas.

Es igualmente destacable la inversión en exploración, la cual ascendió a US$ 30.407 millones con lo que se posibilitó que la perforación de pozos A3 pasara de 18 a 112, entre 2000 y 2010, de los cuales 56% son pozos productores.  Al finalizar esta década, se reportó un total de 8.099 Gpc de reservas de gas natural en Colombia, 13% superior al año 2000, de las cuales 54% son probadas, 36% probables y 10% posibles. Con esto la capacidad de producción en Colombia pasó de más de 700 a 1.112 Mpcd en los últimos diez años. A su vez el gas comercializado llegó a 861 Mpcd en 2010, en contraste con los 563 Mpcd que se tenían en 2000. El sector termoeléctrico lideró en 2010 la demanda en consumo de gas natural, alcanzando los 295 Mpcd, como consecuencia del fenómeno de El Niño que afectó al país durante ese año. 

Como producto de las inversiones realizadas en toda la cadena, se cumplió con el objetivo de mejorar la calidad de vida a más colombianos. La red de gasoductos se incrementó en 2.206 km para un total de 7.474 km, con la que se atiende en la actualidad 565 poblaciones casi tres veces más de lo que se atendía a comienzos de la década, cuya cifra era 191 poblaciones. Esto significó que el número de usuarios conectados pasara de 2,2 a 5,8 millones, es decir, la población con acceso a gas natural en Colombia se incrementó de 9 a 24,7 millones.

Cabe resaltar que las cifras obtenidas de los estratos 1, 2 y 3 corroboran que estos siguen siendo los de mayor participación en el sector residencial, con un 83% sobre el total de los usuarios residenciales conectados al gas natural de Colombia. Por su parte, las regiones del país con mayor número de usuarios son la Andina y el Caribe, con participaciones del 62% y 22%, respectivamente. La primera de ellas está liderada por Bogotá, que cuenta con una participación del 45% del total de usuarios de la región. En el Caribe, la encabeza el departamento del Atlántico, con una participación en la región del 35%.

Los esfuerzos realizados en torno al gas natural vehicular -GNV- para aliviar el bolsillo de los colombianos y reducir el impacto negativo de los combustibles en el medio ambiente, también se hace notar en el balance de la primera década de este siglo. Colombia es el octavo país en el mundo con más vehículos que funcionan con este combustible. Mientras en el año 2000 se registraban 6.759 vehículos, en 2010 la cifra ascendió a 324.515. Bogotá, con 107.117 unidades, es la ciudad con el mayor número de vehículos con GNV en el país. Esto ha significado que el consumo de GNV en Colombia se incrementara en un 690% entre 2000 y 2010, hasta alcanzar los 744 Mm3.

Un hallazgo interesante que muestra el informe en este sentido y que alentará a un mayor uso de este combustible, es que según un estudio realizado por la Universidad de Los Andes, si el 50% de la flota de transporte público de Bogotá migrara hacia el GNV, se lograría una reducción de 2.000 toneladas de emisión de material particulado durante la vida útil de los vehículos (aproximadamente 10 años). Desde el punto de vista económico, esa transición hacia el uso del GNV generaría un ahorro estimado en los costos totales  de combustible por kilómetro recorrido de $80 para los buses padrón y de $100 para los buses articulados.

En contraste, el informe, afirma que el hecho de haber tenido durante los últimos dos años unos niveles de producción mundial de gas natural que han superado la demanda, así como la disponibilidad del gas no convencional, han ocasionado un desequilibrio que ha llevado los precios de este combustible a una fuerte baja. Así se observa que, entre 2005 y 2010, el precio del gas Henry Hub pasó de US$ 8,8/Mbtu a US$ 4,4/Mbtu.

En cuanto a regulación se refiere, si bien ha habido cambios trascendentales como la creación de la ANH, que reestructuró el sector de hidrocarburos en Colombia, aún hay demoras  en la publicación de metodologías tarifarias.

De los cambios más relevantes para el sector en lo que va de este siglo, está el hecho de que el Fondo de Solidaridad para Subsidios y Redistribución de Ingresos, creado con filosofía de cubrimiento de subsidios con contribuciones, pasó de tener un superávit por $ 5.951 millones en el año 2000,  a un déficit de $ 172.288 millones en 2010, por lo que se requieren recursos del presupuesto nacional para compensar los faltantes. El gobierno nacional ha sido muy diligente en la apropiación de estas partidas, esenciales para la atención de la población más necesitada.

“Nos llena de satisfacción evidenciar en este informe la expansión del sector que sin duda ha sido decisiva en el mejoramiento de la calidad de vida de más de 24 millones de habitantes y en un positivo impacto en la salud pública debido a la menor cantidad de emisiones de material particulado por el uso del GNV como combustible, lo que ubica a Colombia como uno de los países modelo de la región en el desarrollo del gas natural”, destacó Antonio Celia Martínez-Aparicio, Presidente de Promigas.

El gas natural fortalece su participación en la canasta energética mundial

De acuerdo con el informe presentado por Promigas, el gas natural, combustible que a nivel mundial ocupa el tercer lugar en la canasta energética, con una participación del 24%, es el energético de mayor uso en Europa-Eurasia, donde alcanza una participación del 35%. El análisis destaca que es el  combustible que más representatividad sigue ganando en la canasta energética norteamericana, en los últimos años. Esta tendencia proviene de la concientización sobre la diversificación energética más allá del petróleo.

La región Sur y Centroamericana, en lo corrido de este siglo ha mantenido una alta dependencia del petróleo en su canasta energética, con 47%, perdiendo en este lapso 2 puntos porcentuales. Es superada solo por Oriente Medio, región con una participación del petróleo de 51%.

Entre 2000 y 2010, el gas natural en Sur y Centroamérica ganó 3 puntos porcentuales en participación, al pasar de 19% a 22%, cifra que lo ubica en el tercer lugar en la canasta energética, después del petróleo y la hidroelectricidad, sustentado en un mayor consumo de países como Brasil, Argentina y Trinidad & Tobago.

En lo que respecta a reservas se subraya que entre 2000 y 2010 estas se incrementaron en el mundo en 21%. Oriente Medio fue la región donde se presentó la mayor cantidad de reservas de gas natural, a finales de 2010 contaba con 588 Tpc más con respecto a la cifra de 2000. Rusia es el país con el mayor nivel de reservas de gas natural en el mundo, estas representan el 70% de su región (Europa y Euroasia) y el 22% de las reservas mundiales de gas natural.

En la región de Sur y Centroamérica, las reservas de gas natural presentaron, entre 2000 y 2010, un incremento del 7% sustentado en las mayores reservas reportadas por Venezuela y Brasil. Países como Trinidad &Tobago y Argentina sufrieron disminuciones de 35% y 55%, respectivamente. Este último país por sus grandes volúmenes de consumo.

La producción mundial de gas natural, por su parte, se incrementó entre 2000 y 2010 en un 33%. En el año 2010 superó la barrera histórica de los 300 Gpcd y llegó a 309 Gpcd. La región del mundo con las cifras de mayor crecimiento en producción de gas natural, tanto porcentual (122%) como absoluto (25 Gpcd), en este periodo fue el Medio Oriente. Estados Unidos, al finalizar la década fue el mayor  productor de gas natural del mundo, seguido por Rusia.

Trinidad  & Tobago, el gran exportador de LNG de la región Sur y Centroamericana, desplazó a Argentina como el máximo productor de gas natural de la región, concentrando el 23% de la producción total de esta.
 
El consumo del gas natural a nivel mundial presentó un incremento de 31% entre 2000 y 2010. Se destacan dos regiones por su crecimiento, Asia Pacífico (95%) y Oriente Medio (96%). Asia basada en su acelerado crecimiento industrial y Oriente Medio por los  elevados consumos del  sector petrolero, industria predominante en esta región.

Estados Unidos, país sobre el que recae en 2010 el 21% del consumo mundial de gas natural, es por un gran margen de diferencia (269 billones de m3) sobre Rusia, el mayor consumidor de gas natural del mundo con 683 billones de m3.

Aun cuando en la mayoría de los países de la región de Sur y Centroamérica se dieron incrementos en el consumo de gas natural en el periodo 2000 – 2010, el crecimiento de Brasil, 182%, superó el del resto de países.

El comercio internacional de LNG pasó de 137 billones de m3 en el año 2000 a 289,2 billones de m3 en 2010. Este comportamiento ascendente estuvo jalonado en gran parte por Qatar, país que triplicó sus exportaciones en los últimos 10 años hasta llegar a los 67,6 billones de m3, así como por las importaciones de Japón que alcanzaron 93,5 billones de m3 en 2010.

En cuanto al comercio internacional de gas natural a través de gasoductos, este pasó de 389,3 billones de m3 en el año 2000, a 677,6 billones de m3 en 2010. Rusia fue el gran exportador de 2010 con 186,5 billones de m3 y Estados Unidos el gran importador con 93,3 billones de m3.

El mercado mundial del GNV sufrió una gran transformación en lo que va corrido de este siglo. Países como Pakistán, Irán, Brasil e India, que a sus comienzos aparecían tímidamente en las estadísticas de conversiones, entraron en este mercado alcanzando cifras contundentemente relevantes. Así se observa que entre 2000 y 2010 los vehículos en el mundo que utilizan gas vehicular pasaron de 1,3 a 12,7 millones.

Entre tanto, países como Argentina e Italia, otros líderes de este sector, aunque no dejaron de crecer en este periodo, pasaron a ocupar el 3º y el 6º lugar en vehículos convertidos a nivel mundial.