Los nuevos hechos de discordia entre la multinacional Pacific Rubiales Energy y la Unión Sindical Obrera (USO), podrían llevar a una suspensión de operaciones.

 

Así lo comunicó a los medios de comunicación el vicepresidente de asuntos corporativos, Federico Restrepo, quien anunció que la medida es analizada por las directivas a raíz de los nuevos hechos de violencia que se volvieron a presentar en los campos de producción.

La consideración de la medida ocasionaría al país un gran hueco económico en las exportaciones de crudo, teniendo en cuenta que los campos a cargo de la multinacional, permiten exportar 240 mil barriles de petróleo por día.

Otros de los aspectos negativos que ocasionaría la medida, sería la vacante de un gran número de operarios y la paralización de inversiones superiores a 830 millones de dólares.

Desde hace un mes largo las directivas de la  USO han ocasionado parálisis en la operaciones y desordenes, en los cuales ha tenido que intervenir las autoridades. Sin embargo, en medio de la discordia se abrió un acercamiento entre las partes (directivos y sindicalistas), buscando llegar a un acuerdo sobre un cumulo de peticiones de parte de los trabajadores. Sin embargo, en las últimas horas se originaron discrepancias en las mesas  de conversaciones, lo que llevó a la toma de actitudes de hechos de violencia por la USO, con lo cual se agoto la paciencia de las directivas, lo que originó el anuncio de la compañía de estudiar la posibilidad de suspender operaciones.