Más de 100 mil niños, jóvenes y familias de todas las regiones del país se dieron cita este año en la Fiesta de las Lenguas, un evento que dejó una huella intercultural sobre la 24ª Feria Internacional del Libro de Bogotá.

Además, 7 mil personas siguieron el certamen por Internet, a través de la página del Ministerio de Cultura www.mincultura.gov.co

Gracias a una alianza entre el Ministerio de Cultura, la Alcaldía Mayor de Bogotá y Colsubsidio se ofreció una programación cultural durante los 13 días de la Feria: más de 100 actividades, entre talleres, conferencias, recitales de poesía, muestras artísticas, exposiciones fotográficas y lanzamientos de libros.

Según Moisés Medrano, director de Poblaciones del Ministerio de Cultura, “la Fiesta de las Lenguas se convirtió en un escenario de visibilización y reconocimiento de los diversos grupos poblacionales de Colombia. En el Pabellón Juvenil, escritores y artistas indígenas, afros y gitanos, compartieron con niños y jóvenes –que serán los futuros custodios y defensores de la diversidad lingüística colombiana– sus saberes y expresiones culturales ancestrales».

La receptividad de los niños y jóvenes frente a los temas de diversidad y discriminación fue uno de los resultados más satisfactorios de la Fiesta de las Lenguas. Yudi Esperanza Gómez, profesora del colegio Leonardo Posada Pedraza, de la localidad de Bosa, afirmó que en su plantel educativo se han presentado casos de discriminación. “Los chicos a veces son muy crueles con los compañeros que son diferentes a ellos y es importante que reconozcan que todos somos iguales, a pesar de que tengamos un color de piel diferente. Haber participado en estos talleres les sirve para afirmar el respeto por los demás”, dijo.

Por su parte, Paola Andrea Paris, de 16 años, estudiante de noveno grado del colegio Carlos Arango Vélez, luego de su experiencia en el taller de discriminación, afirmó: “Aprendí cosas nuevas. No sabía que a los negros también se les dice afrodescendientes y tampoco conocía el gran aporte que le han hecho a nuestro país. Me encantó ver sus tradiciones, sus artesanías y conocer más sobre sus costumbres. Opino que no debemos ser racistas, porque todos somos familia, todos somos hermanos”, agregó.

“Este año, gracias a la Fiesta de las Lenguas, se enriqueció la agenda cultural del Pabellón Juvenil Colsubsidio, que permitió además fortalecer el discurso de la diversidad étnica y cultural del país desde diferentes aspectos. Tuvimos música, poesía, exposiciones fotográficas, muestras de danza y conversatorios con 16 escritores indígenas y 12 escritores afrodescendientes de diversas regiones del país y algunos invitados internacionales como el poeta, narrador y crítico literario maya yucateco Jorge Cocom Pech, Premio Mundial de Poesía Rumania 2005”, afirmó César Vargas, coordinador del Pabellón Juvenil Colsubsidio.

El pabellón también tuvo importantes aliados institucionales como la Organización de Naciones Unidas, el Museo de los Niños, 4-72, Fundación Pavco, Jardín Botánico de Bogotá José Celestino Mutis, la Embajada de los Estados Unidos en Colombia, Universo Lúdico y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de México (CONACULTA), quienes desarrollaron talleres sobre convivencia, diversidad étnica y reconocimiento a las tradiciones y costumbres de los pueblos indígenas, afrodescendientes y gitanos del país. 

“Mi experiencia como tallerista fue muy enriquecedora porque además de enseñar sobre las tradiciones de los pueblos indígenas de México, aprendí sobre la diversidad cultural que tiene Colombia. No sabía, por ejemplo, que existía una comunidad de gitanos y que su Lengua, el romaní, se cuenta dentro de las 68 Lenguas nativas que se hablan en este país”, afirmó Marlén Reyes, tallerista de CONACULTA. México participó con el taller ‘Hacedores de Palabras’, del Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE), en el que enseñaban a los visitantes sobre las 64 Lenguas nativas de su país, las cuales están distribuidas en sus 32 estados.

Este resultado era, precisamente, el que buscaba el programa de cultura ciudadana Amor por Bogotá, de la Alcaldía Mayor, “Logramos generar una oportunidad única de reflexión que promueve entre los niños y jóvenes la lucha contra la discriminación racial y cualquier forma de intolerancia que afecte, no solo a los afrodescendientes, indígenas y gitanos, sino a cualquier persona que habite en Bogotá”, afirmó Andrés Rojas, director del programa Amor por Bogotá.

Finalmente, la Fiesta de las Lenguas, que celebró con bombos y platillos el Año Internacional de la Afrodescendencia 2011, también permitió hacer visible la sabiduría de los pueblos indígenas. Un niño de 10 años que visitó el pabellón le preguntó a un indígena arhuaco, cuál era el animal más salvaje que habitaba en su territorio, y el indígena le respondió: “el hombre, porque acaba con todo, mientras que los animales, por más salvajes que sean, mantienen el equilibrio de nuestro ecosistema”.