Celebrando sus 130 años Corona realizó la entrega del Premio Corona Pro Hábitat 2011, con el que reconoce los mejores proyectos en las categorías de arquitectura, diseño industrial e ingeniería.

El objetivo de la vigésimo novena versión del galardón, fue premiar y difundir los mejores proyectos realizados de vivienda, mobiliario, objetos y nuevos materiales para la construcción en los que se apliquen los principios del reciclaje y se reutilicen estructuras, sistemas, redes y productos reciclables.

Los criterios de evaluación que se tuvieron en cuenta para esta versión del Premio fue la calidad de diseño, viabilidad, pertinencia, replicabilidad, innovación, sostenibilidad ambiental y cultural.

En la categoría de Arquitectura, los arquitectos Sebastián Serna Hosie y Santiago Pradilla Hosie de Bogotá ocuparon el primer puesto, por su proyecto Edificio Cantagallo 1945-2010, con el que lograron recuperar un antiguo edificio de 1.295 m2 construidos, de conservación arquitectónica de carácter tipológico y en deplorable condición, lo cual representó un desafío para encontrar su potencial y ser reciclado.
En la categoría de Diseño Industrial el proyecto Yota, ecobjeto para la vivienda, presentado por las unidades de investigación de la Universidad de Los Andes, obtuvo el segundo puesto y contempló la creación de un sencillo puff de pasto, práctico en su construcción y mantenimiento, que nació de la idea de tener un mobiliario que propicie el contacto con la naturaleza en el ambiente artificial y rígido de la ciudad.

El tercer lugar lo ocupó Lego urbano, propuesta que surge de la necesidad de crear un lugar lúdico, versátil y lleno de color, hecho con material reciclado, que se convierte en un espacio en el que los niños pueden descubrir y experimentar cada elemento y lugar que encuentren.

Por su parte en la categoría de Ingeniería, el grupo de trabajo de la Universidad Pontificia Bolivariana de Bucaramanga, fue merecedor del segundo puesto con el proyecto Adoquines en concreto ecológico, trabajo que aprovecha residuos provenientes de las industrias de la construcción (escombros) y metalmecánica (limalla), para producir materiales compuestos alternativos con resistencias iguales o superiores a las obtenidas con agregados naturales, reduciendo los impactos negativos generados por la disposición inadecuada de los residuos o materiales de desecho producidos por el sector industrial.

El proyecto Reutilización de escombros sólidos, presentado por dos arquitectos de la ciudad de Pasto, ocupó el tercer puesto. La propuesta contempló una solución para evitar la contaminación ambiental de la quebrada Guachucal, en San Juan de Pasto, por el vertimiento de escombros sólidos resultado de la construcción, remodelación y demolición de edificaciones; para esto se diseñó una mezcla producida a partir de la reutilización de esos desechos para fabricar materiales de construcción de alta calidad mediante el diseño paramétrico.
El segundo y tercer puesto de la categoría de Arquitectura, así como el primer puesto de las categorías Diseño Industrial e Ingeniera fueron declarados desiertos.