Bogotá. La atención integral en el proceso educativo de niños y jóvenes en condiciones de pobreza, desde la primera infancia hasta la educación superior, hacen parte del proceso que promueve la organización, con el fin de apoyar el crecimiento sostenible de las comunidades donde hace presencia. Iniciativas como ‘Mis Primeros Pasos’, ‘Primero lo Primero’, ‘Las letras van por Colombia’ y ‘Sueños de Paz’ les facilitaron el acceso a niños y jóvenes de escasos recursos a educación de calidad.

‘Mis primeros pasos’ benefició a 4.000 niños menores de cinco años, mientras que  ‘Las letras van Colombia’ entregó 89 bibliotecas y 35.000 libros, y llegó a 46 municipios de 10 departamentos del país.

Bancolombia, como aporte al crecimiento sostenible del país, lidera una serie de programas en torno a la educación, que vincula a niños, jóvenes, docentes y madres comunitarias de Colombia.

En la primera infancia, por ejemplo, se marcan hitos que determinan las competencias de la vida adulta. Por eso, promover las condiciones adecuadas para el desarrollo integral de menores de seis años en condiciones de pobreza, corre por cuenta de tres iniciativas de la organización: ‘Primero lo Primero’, ‘Saberes’ y ‘Mis primeros Pasos’.

Con ‘Primero lo Primero’,  aseguramos la dotación de siete centros de desarrollo infantil, ubicados en Chocó, Antioquia, Valle y Atlántico, con lo que benefició a 3.780 niños. Desde ‘Saberes’, trabajamos en la cualificación de 55 agentes educativos de los municipios de Padilla y Puerto Tejada, en Cauca.
Desde agosto de 2012, Bancolombia se sumó a ‘Mis Primeros Pasos’, una iniciativa de la Fundación Génesis y la Corporación Infancia y Desarrollo, cuyo propósito es fortalecer el proceso de atención integral a niños de Ciénaga, Pueblo Viejo, Aracataca y Santa Marta, en Magdalena; y de Tumaco, en Nariño.  

Además, en alianza con Dividendo por Colombia y gracias a la vinculación y aporte de los empleados, se abrieron 98 aulas de aceleración del aprendizaje y 223 de procesos básicos, las cuales permiten que miles de niños y jóvenes del país recuperen su motivación y confianza por aprender, y de esta manera logren el nivel de educación básica primaria de acuerdo con su edad.

Otras gestiones que se unen al propósito de la educación como vehículo de desarrollo y construcción de país son ‘Las letras van por Colombia’  y ‘Sueños de Paz’. El primero de ellos, que en el año impactó a 7.000 niños de instituciones rurales del país, pretende acercar a estudiantes de zonas rurales a mejores procesos de lectura y escritura. Este programa apoya la dotación de bibliotecas escolares y promueve talleres de capacitación a docentes y padres de familia, enfocados en el desarrollo del pensamiento creativo.

}Las becas ‘Sueños de paz’ facilitan la permanencia en la educación superior de jóvenes talentosos con aptitudes sobresalientes que no tienen recursos para terminar sus programas técnicos, tecnológicos o universitarios. Las becas, que pretenden disminuir la deserción estudiantil por falta de recursos, destinan dinero no solo al pago de la matrícula sino también a la manutención del estudiante. “Estamos convencidos de que este es un programa que realmente apoya los sueños de miles de jóvenes y que contribuye a la paz a través de la educación”, afirmó Catalina Echavarría, directora de la Fundación Bancolombia.

Según la directora, la misión de la fundación es garantizar que el trabajo realizado en las diferentes instituciones educativas tenga continuidad, para poder medir resultados en el corto, mediano y largo plazo. “Creemos que las acciones de estos programas deben reflejarse en las pruebas del Estado y en el desarrollo de las comunidades donde hacemos presencia”, concluyó Echavarría.

Cifras destacadas de la Fundación en 2013:

•         El programa ‘Mis primeros pasos’ benefició a 4.000 niños menores de cinco años.
•          ‘Las letras van Colombia’ entregó 89 bibliotecas y 35.000 libros, y llegó a 46 municipios de 10 departamentos del país.
•         5.575 estudiantes y 223 docentes se beneficiaron con las aulas de aceleración de aprendizaje.
•         En alianza con instituciones educativas y fundaciones sociales, el programa de becas ‘Sueños de Paz’ les permitió continuar estudios de educación superior a 320 estudiantes.