Gourmet 137, el nuevo festival gastronómico de Bogotá que será realizado el 19, 20 y 21 de marzo reunirá 120 selectos restaurantes en un evento dirigido a toda la familia.

 

Durante el evento los niños podrán disfrutar de diversas actividades culturales, como:  títeres, show de magia, cuenteros, bufones y malabaristas durante todo el día.
 
Gourmet 137 ofrece un apetitoso paseo por las delicias gastronómicas del mundo, desde el Piqueo Frío o Ceviche mixto, receta típica peruana que lleva tiradito, reineta, jaiba y salsa de perejil hasta los famosos financiers de París que son pequeños bizcochos de almendras.

Festival con carácter humanitario

Una experiencia exquisita para el paladar con lo mejor de la gastronomía internacional y nacional, y también una experiencia  reconfortante para el espíritu porque los dineros recaudados en el festival serán utilizados en los programas de vivienda y educación a favor de las viudas y huérfanos con el ocasión del invierno.

 
Nueva cita gastronómica en Bogotá

Fernando Lara, el cuentero estrella de Colombia, el más aplaudido y querido en la exigente Plaza Central de Usaquén, estará en el Festival Gourmet 137, evento que del 19 al 21 de marzo será el mejor programa para el puente festivo gracias a una amplia programación cultural y una exquisita oferta gastronómica a cargo de 120 selectos restaurantes.

El festival Gourmet 137 organizado por la Fundación Corazón Verde está diseñado para ofrecer un espacio de entretenimiento en familia desde las 12 del día hasta las 8 de la noche en el Parque Nueva Autopista, ubicado en la Calle 137 entre Autopista y Avenida 19.
 

Un sueño que parece cuento 
 
 Hace 13 años era un verdadero sueño pensar que más de 300  personas podían pasar la tarde entera en la Plaza de Usaquén disfrutando de una función de cuentería.  Un sueño con el que nación D.C. Enmascararte, grupo conformado por Miguel Ortega, Alexander Díaz “Mateo” y Fernando Lara,  quienes lograron convertir ese frío espacio en el cálido y entretenido lugar que es hoy.
 
Esta historia de luchadores por las risas colectivas se remonta a mediados de 1997 cuando gracias a la iniciativa de Miguel Ortega, a su suerte y su economía bastante malograda hasta entonces, a un magnífico espacio dispuesto a modo de escenario, y a la magnífica afluencia de público.
 
En aquella época, gracias al trabajo constante y organizado de los “Toldos de San Pelayo”, Usaquén había llegado a convertirse en un importante escenario comercial, cultural y turístico que atraía a un sinnúmero de personas de todas las características y condiciones.
 
La plaza era usada para presentaciones de danza contemporánea que no atraía grandes cantidades de público y los pocos que llegaban hasta allí no tardaban mucho en evadirse. Entonces, pensaron en una nueva actividad que lograra cautivar la atención del público.