Bogotá. La implementación de estos sistemas beneficia a cerca de 1.000 personas de las comunidades indígenas de La Guajira que debido a su ubicación geográfica (desértica) no contaban con el suministro de agua potable. Las entidades que adelantaron estas obras fueron la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres –UNGRD-, el PNUD, la Alcaldía de Uribia y el Consorcio Agua Activa. La inversión para la implementación de los seis sistemas aerodesalinizadores fue de 1.272 millones de pesos, recursos de la UNGRD.

El objetivo de los sistemas aerodesalinizadores es solucionar la falta de suministro de agua potable en las regiones dispersas, en este caso las comunidades de la Guajira, y de esta forma   facilitar el suministro de agua potable donde solo existen fuentes de  agua  y viento como único recurso para tratar el líquido vital.

Estos sistemas  funcionan con energía eólica. El agua, que está en un poso subterráneo, es potabilizada a través de membranas que filtran las partículas salinas convirtiéndola en un líquido óptimo para el consumo humano. Al día este tipo de sistemas purifican cerca de 2000 litros de agua.
Los aerodesalinizadores permitirán mejorar la salud, la calidad de vida y la sostenibilidad de las 200 familias beneficiadas como también la productividad agrícola podrá incrementarse gracias al suministro del líquido vital.

Redactó: Carolina Giraldo G. – Subdirección de Manejo de Desastres