Con el propósito de continuar atendiendo las apremiantes necesidades de las comunidades más vulnerables de las zonas palmeras de Colombia ante la pandemia del Covid -19, Fedepalma y el sector palmero de Orocué, Casanare, aunaron esfuerzos para donar otros 6.000 litros de aceite a los municipios de Orocué y de Maní.

Estos 6.000 litros de aceite se suman a los 14.000 litros de aceite que ya se entregaron recientemente a la población de la cabecera municipal, veredas y resguardos indígenas de Orocué.

Es así como bajo el marco de la estrategia de solidaridad palmera, el Fondo de Solidaridad Palmero de Fedepalma, la ONG Sumemos por un Casanare Sostenible y la empresa Palmar de Altamira S.A.S, perteneciente al Grupo Aceites Manuelita S.A., unieron fuerzas en beneficio de las comunidades de Maní.

En esta oportunidad la entrega de los 6.000 litros de aceite se adelanta en las veredas del Sur del Cravo y en el municipio de Maní, favoreciendo a aproximadamente 1.000 familias, que reciben, cada una de ellas, cuatro botellas de aceite para cocinar.

Palmar de Altamira genera más de 600 empleos directos e indirectos en Orocué, Casanare, ubicándose éste como el segundo municipio con mayor extensión de palma de aceite en el departamento. La empresa se dedica al cultivo de palma de aceite para la elaboración de aceite crudo, glicerina y biodiésel y desde hace nueve años ha mostrado su compromiso con el bienestar de las comunidades que le rodean.

A su vez, Sumemos ONG, desde su creación, hace aproximadamente un año, trabaja por el bienestar de sus comunidades, gestionando, promoviendo y apoyando iniciativas estratégicas para el desarrollo territorial, económico y sostenible del centro de Casanare, enmarcadas dentro de los programas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE) de los miembros de la Corporación.

Por estas razones, Palmar de Altamira y Sumemos ONG, acogiendo la iniciativa de Fedepalma de hacer una donación institucional de un millón de litros de aceite de palma por parte del sector palmero, como apoyo a las necesidades generadas por la pandemia, se suman a esta cruzada de solidaridad y responsabilidad social empresarial.

Jens Mesa Dishington, Presidente Ejecutivo de Fedepalma señaló que para el sector agroindustrial de la palma de aceite que labora en Orocué y Maní, Casanare, es importante continuar apoyando a estos municipios en la actual emergencia sanitaria mundial.

Mesa Dishington consideró que “es innegable que la pandemia del Covid – 19 nos ha puesto a prueba como sociedad, no solo trabajando para sortear la crisis actual, sino buscando un equilibrio entre la preservación de la vida y la continuidad de la actividad económica y productiva; como sector palmero seguiremos trabajando por contribuir al mejoramiento de la salud de la gente y por el desarrollo de los municipios, especialmente de sus comunidades rurales”, manifestó el vocero gremial.