Las tendencias alimentarias reflejan el impacto de la pandemia por Covid-19 y el año 2021 no será la excepción. De acuerdo con un ranking elaborado por ‘Whole Foods Market’, los consumidores optarán por alimentos más saludables y sostenibles. El interés por los probióticos, los superalimentos y los ingredientes 100% vegetales serán el foco de la demanda, al ser los ingredientes que pueden fortalecer el sistema inmunológico y promover  el cuidado del planeta.

“Las medidas de confinamiento y las alarmas sanitarias han hecho que las personas reconecten con la comida en múltiples niveles, ahora reflexionamos sobre el origen y el impacto que tienen nuestros alimentos. La FAO y las Naciones Unidas han alertado sobre la huella climática, la deforestación y la pérdida de biodiversidad ocasionada por los productos animales, al tiempo que señalan a la ganadería intensiva como uno de los posibles impulsores de futuras pandemias”, aseguró Karen Reyes, vocera para Colombia de Sinergia Animal, ONG internacional que promueve dietas basadas en plantas.

Sustitutos cárnicos vegetales, alimentos fortificados y supra-reciclaje

Con el aumento del teletrabajo, se prevé una mejora en la primera comida del día, debido a que las personas tienen más tiempo para cocinar en casa. Según la investigación de Whole Foods, los desayunos que incluyen mezclas para panqueques y alternativas al huevo pueden ganar mayor aceptación en el próximo año. Al mismo tiempo, los padres demandarán alimentos vegetales fortificados para sus bebés con innovación en los envases e ingredientes funcionales como las semillas de lino ricas en omega-3.

Mientras que el consumo de carne reporta su mayor caída en 9 años a nivel global, las proteínas vegetales como el garbanzo, las setas y los sustitutos cárnicos basados en plantas tendrán un gran impacto, de acuerdo con el reporte. Estas preferencias se complementan con el auge de los ‘supra-reciclados’, alimentos que pueden ayudar a disminuir los residuos y el desperdicio de la comida al reutilizar ingredientes que usualmente serían desechados.

“Las medidas de confinamiento y las alarmas sanitarias han hecho que las personas reconecten con la comida en múltiples niveles, ahora reflexionamos sobre el origen y el impacto que tienen nuestros alimentos. La FAO y las Naciones Unidas han alertado sobre la huella climática, la deforestación y la pérdida de biodiversidad ocasionada por los productos animales, al tiempo que señalan a la ganadería intensiva como uno de los posibles impulsores de futuras pandemias”, aseguró Karen Reyes, vocera para Colombia de Sinergia Animal, ONG internacional que promueve dietas basadas en plantas.

Sustitutos cárnicos vegetales, alimentos fortificados y supra-reciclaje

Con el aumento del teletrabajo, se prevé una mejora en la primera comida del día, debido a que las personas tienen más tiempo para cocinar en casa. Según la investigación de Whole Foods, los desayunos que incluyen mezclas para panqueques y alternativas al huevo pueden ganar mayor aceptación en el próximo año. Al mismo tiempo, los padres demandarán alimentos vegetales fortificados para sus bebés con innovación en los envases e ingredientes funcionales como las semillas de lino ricas en omega-3.

Mientras que el consumo de carne reporta su mayor caída en 9 años a nivel global, las proteínas vegetales como el garbanzo, las setas y los sustitutos cárnicos basados en plantas tendrán un gran impacto, de acuerdo con el reporte. Estas preferencias se complementan con el auge de los ‘supra-reciclados’, alimentos que pueden ayudar a disminuir los residuos y el desperdicio de la comida al reutilizar ingredientes que usualmente serían desechados.