Según la Asociación Colombiana de la industria Gastronómica (Acodres) se han cerrado cerca de 18.000 restaurantes en Bogotá, ciudad que representa el 44% de la productividad de la industria gastronómica.

Antes de la pandemia las industrias han hecho cambios tecnológicos importantes, llevando a modificar las experiencias de los consumidores, pero la pandemia ha generado que estos procesos se aceleren y que la forma en que los restaurantes trabajan y ofrecen sus servicios se transforme.

Los protocolos de bioseguridad han hecho que más clientes entren a los restaurantes a recoger su pedido para llevar. Actualmente, en varias ciudades del país se está llevando a cabo la reapertura económica, dando la posibilidad a los restaurantes de atender a su clientela bajo protocolos de bioseguridad que incluyen reserva, digitalización de los menús, medios de pago electrónicos y distanciamiento social; lo que genera un menor aforo dentro de los locales.

Esto ha hecho que los efectos del e-commerce en la cadena de suministro sean mayores, dado que las expectativas y la forma de comprar de los consumidores han cambiado. En este contexto se han desarrollado nuevos modelos que responden a las necesidades del consumidor actual, uno de estos modelos que se ha vuelto tendencia es el BOPIS (Buy Online, Pickup in Store) que significa comprar en línea y recoger en la tienda.

Como desarrollo de esta iniciativa, la app Loro lanza su nueva función en Bogotá que permite pre ordenar en más de 100 restaurantes evitando hacer filas en locales y ahorrando el tiempo de preparación de los alimentos. Esta función refuerza el desarrollo omnicanal, ya que a través del GPS muestra a los usuarios los restaurantes que se encuentran más cercanos, el tiempo aproximado que toma llegar al local, pagar sus productos por PSE o tarjeta de crédito, evitando el uso de efectivo y les da la opción a los clientes de ordenar para llevar o comer en la mesa y al mismo precio, facilitando el control de aforo, ya que en Bogotá solo se permite el 25% de la capacidad en locales cerrados.

“Durante la pandemia, más del 75% de los consumidores se han quejado por el alto costo del domicilio en la comida, entendiendo que a veces los usuarios tienen cada vez menos tiempo y están dispuestos a gastar poco en estos rubros, trajimos esta apuesta omnicanal para complementar los dos canales, el físico y el online, y así darles un beneficio adicional a nuestros clientes” Afirma Juan Saravia, Co Founder de LORO.