La investigación médica no cesa nunca, gracias a lo cual siempre llegan nuevos hallazgos sobre cáncer de mama y cáncer de ovario, lo cual abre una puerta grande hacia el camino de la prevención.

En la Facultad de Medicina de Harvard, que cuenta con el Hospital General de Massachusetts (HGM) como el primer y más grande hospital de enseñanza, se realizó un estudio que descubrió algo sorprendente: la mujer latina tiene 25% más riesgo de sufrir una mutación genética, lo cual incrementa el riesgo de desarrollar cáncer de mama y cáncer de ovario.

Dicho estudio se realizó con mujeres con cáncer de ovario, donde el 100% fueron sometidas a una prueba de mutaciones genéticas, cuyos resultados revelaron que la tasa de las mujeres latinas era mucho más alta de lo que se esperaba.

“Todo se debe a variaciones genéticas a causa de una mutación fundadora, de herencia maya y española, que incrementa el riesgo al doble, lo cual no existe en otros grupos poblacionales. Esto, claro, por razones históricas se extiende a lo largo de América Latina”, expresó la doctora Marcela del Carmen, profesora de la Escuela de Medicina de Harvard y especialista en oncología y ginecología del HGM, que ofrece atención diagnóstica y terapéutica sofisticada en prácticamente cualquier especialidad y subespecialidad de la medicina y la cirugía.

Cuando se trata de cáncer de mama, si una mujer presenta la mutación BCRA, entonces su riesgo de desarrollar esta neoplasia es del 80%. El BCRA es un gen que inhibe los tumores malignos, es decir el cáncer, en los seres humanos. “Cuando estos genes mutan, no inhiben los tumores como deberían. Por tanto, las mujeres con esta mutación genética tienen un mayor riesgo de sufrir cáncer de mama o de ovario”, expresó la doctora Del Carmen.

No obstante, cuando el riesgo es detectado a tiempo, éste puede tener diversas medidas de prevención, como la mastectomía profiláctica (extirpación de mama), reconstrucción mamaria y pruebas de tamizaje, como la mastografía y resonancia magnética, entre otros. Además, por supuesto, del uso de cierto tipo de medicamentos oncológicos. Para el tema de cáncer de ovario, todavía no se cuenta con pruebas de tamizaje que permitan la detección temprana.