Getac, proveedor innovador de soluciones de computación móvil robustas para una  amplia gama de industrias, anunció la actualización de su tableta líder Getac F110-Ex, diseñada para ofrecer una productividad excepcional e impulsar la velocidad de la transformación digital en entornos peligrosos.

Los sectores energéticos como la industria del petróleo y del gas tienen que hacer frente a  duras condiciones de trabajo, precios fluctuantes y cambios medioambientales impredecibles, por lo que los riesgos son constantemente  elevados.

Los  operadores  tienen que mantener un control permanente de los equipos a gran escala, como las peligrosas plataformas marinas, y se enfrentan a algunas de las condiciones de trabajo y riesgos más  duros: temperaturas extremas, ruidos fuertes y productos químicos peligrosos.

Cualquier tiempo de inactividad debido a accidentes o errores humanos podría traducirse en un 1%-3%  de pérdida de ingresos. Otros sectores peligrosos, como la industria química y la industria farmacéutica, se enfrentan a situaciones similares y necesitan urgentemente tecnologías avanzadas.

Las industrias peligrosas están empezando a utilizar nuevas  aplicaciones  gracias  a  los avances en las tecnologías de IA y IO. Por ejemplo, se utilizan para digitalizar documentos en papel de archivo en una base de datos corporativa de  nube  de  conocimiento,  para  aumentar la eficiencia y minimizar los riesgos y el  tiempo  de  inactividad de las  máquinas.

Las empresas pueden proporcionar una plataforma digital para formar a los ingenieros y resolver las lagunas de conocimiento entre los trabajadores experimentados y los inexpertos. Todo ello forma parte de la transformación digital que está introduciendo cambios revolucionarios en las industrias.

La transformación digital se está produciendo en todas las áreas de la fabricación de productos peligrosos, incluyendo la gestión de equipos de producción, la automatización de fábricas, la reparación automatizada, la programación del mantenimiento y los servicios innovadores que permiten los grandes análisis y pronósticos de datos. Cada uno de estos escenarios requiere tabletas completamente robustas con no sólo una potencia de computación robusta sino también protección contra explosiones en los sitios de operación.