El emprendimiento en Colombia va en aumento. Según datos de Confecámaras -entidad que apoya la competitividad a través del fortalecimiento de las Cámaras de Comercio del país- existen más de 1.500.000 Pymes que, sin duda, impulsan la economía y el comercio. Sin embargo, los establecimientos están cada vez más propensos a sufrir riesgos de pérdidas que van más allá del patrimonio.

Aunque la ley colombiana no exija a las Pymes adquirir seguros, sí es importante considerarlo como una prioridad, pues “están expuestas a eventos como incendios, robos o terremotos, donde se vería afectado su patrimonio. Además, posibles demandas por daños a terceros”, afirma Manuel Jiménez, Director Técnico Generales de HDI Seguros.

Existen dos tipos de riesgos, uno cuantificado y otro no cuantificado. El primero corresponde a aquello en lo que el propietario es consciente del valor que representan sus bienes. El segundo se relaciona con el daño que desde la Pyme se puede causar a terceros y este es mucho más grave. En otras palabras, lo explica el ejecutivo de HDI Seguros, “si hay un daño a terceros en mi establecimiento, los afectados pueden entrar a demandar a la Pyme y el costo resulta ser mayor dependiendo de la situación”.

A pesar de esto, los colombianos aún no lo consideran como una inversión para la protección de su establecimiento.

Por esto, HDI Seguros ha buscado servicios más sencillos y de mejor entendimiento donde los propietarios entiendan lo que cubre y lo que no cubren los seguros. Los productos van enfocados a diferentes nichos de Pymes, pues no todos los negocios tienen las mismas necesidades de cobertura.

Un modelo que seguir

Como parte del grupo TALANX, HDI Seguros promueve un modelo que ha obtenido como resultado mayor fidelización de Pymes -el 57% de las primas emitidas en 2019 correspondió a negocios Pyme-. Este se compone por cinco módulos:

  • Módulo básico: dirigido a los daños del negocio que cubre incendios, explosión, terremotos, eventos de la naturaleza.
  • Segundo módulo: cubre la sustracción, es decir, el robo del establecimiento.
  • Tercer módulo: corresponde al manejo en la infidelidad de los empleados.
  • Cuarto módulo: enfocado a la responsabilidad civil la cual cubre los daños a terceros.
  • Quinto módulo: ofrecer cubrimiento en el transporte de valores para evitar robos.