En medio de estrictas medidas de bioseguridad y aceptando todas las recomendaciones necesarias para divertirse sin exponer su salud, los bogotanos decidieron regresar a los grandes parques de diversiones a cielo abierto de Bogotá, que hicieron su reapertura el pasado 3 de octubre.

Tan sólo entre Multiparque, Salitre Mágico y Mundo Aventura, organizaciones que se unieron en la estrategia “Unidos por la diversión, todos al parque”, han sumado más de 36.000 visitantes desde su reapertura hasta la fecha.

Según Constanza Arango, presidente de la junta directiva de Multiparque, “notamos que las familias están ganando confianza para regresar al parque, y gracias a esta concurrencia hemos podido volver a generarle empleo a las personas de nuestra organización. Gracias a esto, somos motores de economía para todas las familias con las cuales hemos construido Multiparque porque sin ellos esta empresa no sería lo que somos hoy. Por el momento sólo podemos abrir fines de semana y festivos, y hemos tenido en promedio entre 1.000 y 1.800 personas por día. Con este aforo controlado, el seguimiento adecuado a nuestros visitantes -con énfasis en los menores de edad-,  y la disciplina de todos ellos al acatar nuestras recomendaciones, hasta el día de hoy podemos reportar que tenemos cero incidentes de contagio en nuestras instalaciones y por el contrario muchas visitas con alegría y tranquilidad”.

Por su parte, Néstor Bermúdez, Gerente General de Salitre Mágico, asegura: “la reapertura para nosotros genera mucho optimismo, pero sobre todo, es muy importante para nuestra organización el hecho de devolver el trabajo a 350 colaboradores, de los cuales un 42% son mujeres. Incluso, hemos generado nuevas plazas de trabajo pues todas las personas encargadas de los protocolos de bioseguridad corresponden a nuevas contrataciones”.

“En nuestro caso, los encargados de la bioseguridad no sólo se ocupan de orientar a los visitantes y controlar su ingreso, sino de revisar que, en todo momento, los visitantes tengan el tapabocas en su sitio. Estas medidas se complementan en Salitre Mágico con cámaras de detección de temperatura y, un sistema de reservas y conteo de visitantes con el cual aseguramos que nuestros visitantes no encontrarán multitudes para lograr el distanciamiento adecuado”, concluye Bermúdez.